El muro que Trump se empeña en construir, lo único que lesiona es a la economía

Trabajadores de diversas razas y géneros. Foto: www.dailymail.com.

Trabajadores de diversas razas y géneros. Foto: www.dailymail.com.

De la redacción

Un estudio de la firma de análisis financiero Bloomberg, propiedad del multimillonario ex alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, sostiene que Estados Unidos podría estar enfrentando el potencial peligro de sufrir escases de fuerza laboral para seguir haciendo crecer la economía del país, sobre todo en las áreas rurales. “La inmigración no es el problema, es la solución”, dice la firma.

En épocas cuando los índices de desempleo son altos, de 10 por ciento en adelante por ejemplo, los empleadores se ven obligados a dejar de lado prácticas y prejuicios que históricamente pudieron haber excluido del empleo a ciertos tipos de trabajadores.

Aparte de dirigir su búsqueda de empelados fuera del tradicional mercado de la fuerza laboral, los empleadores se tienen que volver “más creativos”, y por ejemplo relajar más la exigencias en los códigos de vestir; tienen que hacer “más amigables” los horarios de trabajo, incrementar los beneficios laborales, como brindar seguro de salud, ayuda para la educación, e incluir el pago de horas extras, entre otros.

En dichas circunstancias, por o general se relajan también los exámenes médicos de admisión, para detectar la presencia de uso de drogas, o para revisar antecedentes penales; y “se arriesgan más” yendo a buscar empleados entre los adolescentes, para llenar puestos de trabajo comúnmente destinados a los adultos.

Así mismo, dice Bloomberg, “Una escasez de mano de obra en la industria de la construcción, dominada por los hombres, puede conducir a esfuerzos de reclutamiento entre las mujeres”. O puede acortarse la brecha entre la tasa de desempleo de los afroestadunidenses y la tasa de desempleo general, que “ha caído a un mínimo histórico este año, lo que implica alguna mejora en la igualdad racial en el empleo”.

En dichas condiciones, de poca oferta de ‘brazos’ o ‘cerebros’, muchos de los muros que tradicionalmente se levantaron entre los distintos sectores laborales, negros, jóvenes, mujeres, etcétera, pareciera que comienzan a caer.

De esta suerte, un aspecto que a todas luces resulta relevante es el que se refiere al empleo en las zonas geográficas rurales ede este país. Estando las cosas como están, es decir, con una administración compuesta en su élite por nacionalistas blancos, racistas digámoslo abiertamente, dichos muros cayéndose inciden también en el ámbito cultural.

Por ejemplo, en un tema tan importante como la inmigración, “Geográficamente, las áreas rurales y el sector agrícola se sienten más afectados por la escasez de mano de obra”, que en otros sectores laborals más urbanos.

No es coincidencia, dice el referido estudio, que entonces los estadunidenses tengan una actitud “más favorable hacia la inmigración”, que lo que hemos visto en años, “siendo el punto más bajo durante la Gran Recesión”.

Y ahora que los trabajadores son cada vez más escasos en esas áreas rurales de la geografía nacional, por la política antinmigrante de esta administración, “Esta divergencia entre las necesidades del mercado laboral de la economía y la retórica antinmigrante de la derecha populista puede ser la tendencia más importante a observar durante el resto de esta expansión económica”, señala oportunamente Bloomberg.

Y agrega que “Por mucho que el presidente Trump parezca redoblar su visión nacionalista”, de un Estados Unidos puramente blanco -como si esto fuera posible a estas alturas de la historia de la humanidad-, “aun contando con la lealtad de su base para respaldarlo su secretario del Tesoro, Steven Mnuchin ha dicho que el gobierno es un negocio”, sujeto a las fuerzas del mercado.

Y como es bien sabido, los inmigrantes, sobre todo los recién llegados y particularmente los indocumentados trabajan más, por más bajos salarios, y cubren los empleos que la población blanca educada, y aún la poco educada incluso no quiere hacer.

Por el momento, el crecimiento del empleo sigue siendo sólido, dice Bloomberg, y los empleadores están haciendo lo que tienen que hacer para atraer y retener el talento al incorporar a los estadunidenses marginados en la fuerza de trabajo. Pero en la trayectoria actual, la demanda de trabajadores simplemente supera lo que la población de Estados Unidos puede cumplir.

De tal suerte que, “El único muro que obstaculiza a la actual economía estadunidense”, en las áreas rurales sobre todo, “puede ser el que Trump se ha comprometido a construir”, concluye la fuente■

This entry was posted in Economía y Trabajo, Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.