El gobierno de Biden-Harris presenta hoy al Congreso su plan de reforma migratoria

De la redacción

Se espera que hoy el presidente Biden revele su plan sobre inmigración, comenzando con una estrategia viable que corrija y restaure los inmensos estragos y el dolor profundo causado a las familias migrantes tras la separación de sus hijos menores en la frontera México-Estados Unidos, durante el terrorismo de Estado causado por la política de ‘cero tolerancia’ del pasado gobierno. Biden enfrenta también una fuerte presión para ofrecer servicios de salud mental, y dese luego la residencia legal para que, tras un periplo de 8 años se abra el camino a la ciudadanía para los millones de inmigrantes elegibles.

Hoy un grupo de trabajo de la Casa Blanca, comandado por el presidente Joe Biden presentará al Congreso las demandas de reunificación familiar, ampliación de servicios de salud mental, readmisión de padres deportados y la posible residencia legal permanente para las familias que sufrieron daños prolongados a causa de una política prevista que resultó en daño físico, pero sobre todo emocional para los migrantes afectados por la política de Cero Tolerancia.

Y es que como se recordará, más de tres mil niños migrantes fueron separados de sus padres durante la política de cero tolerancia de la pasada administración, además de que más tarde se sabría que otras mil familias habían sido separadas durante un programa piloto realizado en 2017 cerca de El Paso, Texas.

Como reportamos oportunamente aquí, a pesar de que un juez rescindió oficialmente la política de separación familiar las autoridades fronterizas del pasado gobierno expulsaron a jefes de familias migrantes, a veces por razones tan frívolas como cometer una infracción de tránsito o hasta por no cambiar el pañal de un bebé, según documentos judiciales.

Se cree que más de mil niños migrantes se encuentran aún en Estados Unidos separados de sus padres; y que otros 500 o más fueron separados y aún no han sido localizados. Y están los niños que fueron deportados mientras sus padres permanecen en este país tratando de localizarlos, una tarea francamente abrumadora; pues como hemos dicho en su oportunidad, la información de contacto de muchos padres está desactualizada o no está disponible, y las condiciones en Centroamérica hacen que las búsquedas en el terreno sean difíciles y peligrosas por la pandemia de coronavirus y los huracanes que azotan esa zona geográfica.

Según The New York Times, “Incluso si la administración de Biden está dispuesta a ofrecer tarjetas de residencia a los padres que fueron deportados, la logística será un desafío porque muchos siguen sospechando del gobierno y temen ser arrestados nuevamente”. Tampoco está claro si la cuestión de la compensación por los efectos de la separación familiar se incluirá en los planes de inmigración más amplios de Biden, a los que algunos republicanos podrían oponerse.

El grupo de trabajo que asumira dichas tareas, está formado por los titulares de los Departamentos de Seguridad Nacional (DHS) y de Salud y Servicios Humanos (HHS). Es decir, por Alejandro Mayorkasdirector ejecutivo del DHS, cuya confirmación se halla estancada por causa del “sedicioso” senador republicano de Missouri, Josh Hawley, y por Xavier Becerra, titular del HHS y quien tampoco ha sido confirmado. Se espara que  Mayorkas y Becerra atravesarán por un exagerado escrutinio de los senadores republicanos en su proceso de confirmació.

Paralelamente, como se sabrá tal vez, un tribunal federal bloqueó temporalmente a la nueva administración federal para que no hiciera cumplir una suspensión de deportaciones de 100 días por lo que dichos indocumentados siguen siendo deportados hasta que un juez considere una demanda presentada por el estado de Texas.

Pero sin duda, establecer una política económica y racial  más equitativa forma parte del plan que se espera presente hoy al Congreso el presidente Biden. Por cierto que su principal asesora en política doméstica, Susan Rice declaró recientemente a la prensa que “para demasiadas familias el racismo sistémico y la desigualdad en nuestra economía y en las leyes e instituciones aún ponen muy fuera de alcance el sueño americano”.

Pues las familias negras y latinas, dijo Rice, “tinen en promedio una décima parte de la riqueza de su contraparte blanca”. Y añadió que “uno de cada 10 trabajadores afroestadunidenses y uno de cada 11 latinos están ahora desempleados, mientras las comunidades indígenas sufren condiciones aún peores”.

Al respecto, distintas organizaciones defensoras de los inmigrantes se sumaron a la presión a Biden para que actúe enérgicamente y lleve a cabo hoy los planes prometidos, encaminados a la ciudadanía de 11 millones de inmigrantes indocumentados y por el camino a los Soñadores (DACA) y a los titulares del TPS, entre otros.

Por ejemplo, Alianza Americas es una de estas organizaciones. Oscar Chacón, su Director ejecutivo afirma en su página web que “es un imperativo moral” para la administración Biden-Harris “ofrecer mínimamente  la oportunidad a las familias migrantes de reunirse y establecerse en Estados Unidos como eventuales residentes permanentes”.

Y propone al nuevo gobierno estadunidense cumplir por lo menos con las siguientes medidas inmediatas para proteger a las comunidades inmigrantes durante los primeros 100 días de gobierno:

  • Adoptar una narrativa en favor de las personas migrantes para combatir la xenofobia y el nacionalismo blanco.
  • El ejercicio decisivo de la autoridad presidencial para proteger a personas inmigrantes en situaciones de vulnerabilidad y reorientar la aplicación de la legislación vigente, en materia de asilo y otras formas de protección humanitaria.
  • Compromiso inequívoco de apoyar las propuestas legislativas que se presenten en el Congreso, dirigidas a reformar la política migratoria.
  • Apoyo inequívoco a reformas legislativas amplias en el ámbito económico y social de beneficio para familias de ingresos bajos y medios, lo cual tendría un impacto directo en las poblaciones inmigrantes que residen en los EE. UU.
  • Y reorientar la política exterior de Estados Unidos hacia México, Centroamérica, el Caribe y el resto de América Latina.

Ya en otra ocasion hemos publicado aquí en estas paginas informativas un panoram más completo de los planes de Biden-Harris para una reforma al sistema de Inmigración.

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración, Inmigrantes, Política. Bookmark the permalink.