El cambio climático es un hecho que puede verse en cada rincón del país: IPCC

aridoMarco Vinicio González

Noticiero Latino

Es un hecho. El cambio climático existe y tiene un impacto severo en el mundo. En estados Unidos, por ejemplo, ha golpeado la infraestructura, la economía y ha ensombrecido el futuro. La mano del ser humano ha tenido que ver en esto. Así dice un estudio que dio a conocer esta semana la Casa Blanca, donde la comunidad científica que estudia el medio ambiente toma por fin una posición de bloque al respecto, y define los términos del debate sobre la base de que existe una relación entre la emisión de gases invernadero y el cambio climático. En realidad Estados Unidos extrae los datos pertinentes a su situación geográfica del informe dado a conocer el domingo pasado por representantes del Grupo 3 del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC), que recientemente concluyó sus trabajos en Berlín, Alemania. Es el estudio más completo sobre el tema, con la particiación de los más destacados científicos del ramo de muchos países de los cinco continentes, y está disponibles en el portal del IPCC. El estudio fue comisionado por la Organización de las Naciones Unidas.

El presidente Obama echo a andar las luces de alerta y en sendas entrevistas con diversos medios de comunicación divulgó la noticia durante todo el día de ayer martes’ sobre los hallazgos del más completo estudio que habla de  los efectos del cambio climático que pueden verse ya con claridad.

Y es que tras un periodo de indefinición sobre la veracidad  de la existencia del cambio climático se generó mucha confusión en la opinión pública –y división aun al interior de la comunidad científica-, y se atizó el fuego de los escépticos. Como durante los últimos 15 años la temperatura del planeta aumentó casi dos grados centígrados apenas, es decir a un ritmo que ha resultado más lento de lo que se había pronosticado en las proyecciones de esa época, el Partido Republicano por ejemplo -que domina la mitad del Congreso-, politizó el tema del cambio climático negando el problema y con esto retrasado las decisiones gubernamentales para hacerle frente a los severos efectos que se están viviendo en la actualidad. Pero este escepticismo en ocasiones más bien buscaba jalar agua para su molino, es decir para su partido político. Así, sólo la cuarta parte de los republicanos -que niegan rotundamente toda evidencia que hable del cambio climático-, opina que el cambio climático es una amenaza seria.

Siendo justos, los estadunidenses en general están menos preocupados por el cambio climático que los habitantes de cualquier otro país de altos ingresos, dice un estudio comparativo que dio a conocer también ayer The New York Times, con base en los hallazgos de un sondeo de la firma encuestadora Pew. “Cuando nos fijamos en los detalles de estas encuestas -dice el análisis-, se ve que el excepcionalismo estadunidense sobre el clima se debe casi en su totalidad a los republicanos. Los demócratas y los independientes no parecen tan diferentes de la gente en Japón, Australia, Canadá y Europa”.

Según estas encuestas del Centro de Investigaciones Pew realizadas el año pasado, un 25 por ciento de los autoidentificados republicanos consideraba el cambio climático global de manera similar a países con niveles más bajos de preocupación climática, como en el Medio Oriente. En Egipto, por ejemplo, un 16 por ciento de los encuestados consideró el cambio climático como “una gran amenaza”, y en Pakistán el 15 por ciento lo hizo de forma parecida, en comparación al 65 por ciento de los demócratas en Estados Unidos que dieron esa respuesta, acercándose al mismo rango de los brasileños (76%), o de Japón (72%), o de los chilenos (68%), o los italianos y los españoles (64%). Y si se combinan los demócratas e independientes en un solo grupo, el 52 por ciento piensa que el cambio climático es “una amenaza importante”. En esa misma amplia gama de preocupación se hallan Alemania (56%), Canadá y Francia (54 %), Australia (52%) y el Reino Unido (48%), de acuerdo con Pew. No ha sido sino hasta los últimos años sin embargo que entre el 40 y 45 por ciento de los estadunidenses en general, siguiendo con los sondeos de Pew, ha concebido el cambio climático como una preocupación importante, en una proporción similar a la de los independientes, que dan esa misma respuesta, señala el Times.

Encuesta2

Otras encuestas muestran que los meteorólogos de la televisión local son algunas de las figuras de los medios más confiables respecto a los reportes sobre las condiciones del clima, pero hay una profunda división entre los que aceptan el vínculo entre las actividades humanas y el calentamiento global y los que no. Un estudio de George Mason University encontró en 2011 que sólo el 18 por ciento de las televisoras estadunidenses que emiten reportes meteorológicos creen en el discurso de la ciencia que establece un vínculo entre las actividades humanas, como la quema de combustibles fósiles en concreto, y las causas que contribuyen al calentamiento global.

Como hemos visto en los debates sobre este tema en lo que va de la administración Obama, los republicanos aprovechan la confusión y atizan su rechazo con campañas incluso de desinformación deliberada para fines electorales. Pero la comunidad científica del ramo ha dicho por fin que los efectos del cambio en el clima, que comúnmente suelen verse como eventos del futuro, son hoy cosa del presente, que están a la vista de todos y en cada rincón de Estados Unidos, y que aparecen con mayor frecuencia; esto abre una ventana de posibilidades para un debate más serio.

Porque al margen de interpretaciones subjetivas, son más largos hoy los periodos de duración de los distintos fenómenos, y tienden a ser más destructivos. Regiones enteras del país se han literalmente disecado, ya por escases de agua que termina por erosionar la tierra hasta volverla incultivable, ya por falta de lluvias y de nieve para alimentar los reservorios de agua que abastecen las necesidades de poblados y ciudades, de campos agrícolas y de zonas industriales.

presaComo sucede hoy en California, que vive una de las más severas sequías de la historia, por lo que el gobernador Jerry Brown declaró el estado de emergencia en enero y ordenó a los funcionarios del Estado a adoptar todas las medidas necesarias para prepararse para la escasez de agua.

El Estado ha continuado liderando el camino para asegurarse que California sea capaz de hacer frente a una sequía sin precedentes, y varios proyectos legales han tenido lugar en diversas Legislaturas para regular y racionalizar el uso del agua. La agroindustria reclama cada vez más una mayor cantidad al 30 por ciento del volumen total del agua que tradicionalmente le asigna el Estado, para la producción de la tercera parte de los alimentos que se consumen en el país; y la minería es otra industria que utiliza grandes cantidades de agua, con la técnica del fracking, compitiendo con el alto consumo de agua corriente en los centros urbanos, mientras suceden largos periodos sin lluvia ni nieve que se prolongan haciendo disminuir los niveles de reserva del vital líquido.

incendiosO bien regiones en el país donde lluvias torrenciales llegan a exacerbar la humedad de la tierra hasta producir en ocasiones grandes deslaves de cerros, como el recién ocurrido en el poblado de Oso, 55 millas al norte de Seattle, una zona rural del noroeste del estado de Washington, que provocó la muerte de por lo menos tres personas; o maremotos y desbordamientos o huracanes como Sandy y Katrina, por citar tan sólo dos fenómenos metereológicos que forman parte ya de la memoria colectiva.

O las tremendas olas de calor que cada vez se van volviendo algo común y más severas, lo que propicia grandes incendios que arrasan con enormes extensiones de árboles y maleza, y de fauna, como ocurre también actualmente en el sur de California. Cientos de grandes y medianos incendios que destruyen además de grandes porciones de territorio construcciones y viviendas, con costos materiales y humanos exorbitantes. Y ya no se digan los tornados, que esta vez devastaron zonas rurales de Arkansas, Tennessi y pueblos vecinos. Por eso el anuncio de la comunidad científica sobre este nuevo y decidido consenso a acerca de la existencia del cambio climático y su relación con los gases de efecto invernadero le da más certidumbre al público y a los analistas que influyen en el diseño para combatir o tratar de atenuar los efectos del cambio climático, y no dejár esta tarea a los nietos.

This entry was posted in Homepage Feature, Medio Ambiente. Bookmark the permalink.

One Response to El cambio climático es un hecho que puede verse en cada rincón del país: IPCC

  1. Paul Staley said: Gracias por hablar sobre eso. Soy bombero forestal y he visto con mis ojos propios los cambios climáticos en las últimos diez años. También voy a ser un papa en unos meses y quiero que mi hijo tiene futura sin eventos metrologicos, catastróficos. Necesitamos escuchar mas sobre este triste sujeto pertinente que a veces nos pone de poca importancia---- paul staley
  • Foro Comunitario: Educación Latina: Crissi y Respuesta

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo