Día oscuro para las mujeres en Alabama. La gobernadora firma la ley contra el aborto

Gobernadora de Alabama, Kay Ivey hace el saludo desde el Capitolio. Foto: Tweeter

Gobernadora de Alabama, Kay Ivey hace el saludo desde el Capitolio. Foto: Tweeter

De la redacción

Desafiando más de 40 años de protección federal contra el aborto bajo el legado de Roe v. Wade, en una votación de 25 a 6 el Senado de Alabama aprobó el martes un proyecto de ley que prohiría el aborto en ese estado, convirtiendo en un delito grave para un médico realizar o intentar un aborto durante cualquier etapa del embarazo. Los médicos que incurran en esta práctica podrían enfrentar una sentencia mínima de 10 años en prisión, que podría elevarse hasta 99 años de cárcel. Pero al final del día la gobernadora de Alabama no tuvo que esperar tanto tiempo para estudiar o analizar el contenido de de dicho proyecto. Ni tardo ni perezoso promulgó la ley con su firma, y ahora Alabama se une a una oleada de estados que han aprobado las leyes de aborto más restrictivas en décadas.

 

Con una votació de 25 a 6 el Senado de Alabama aprobó este martes un proyecto de ley que lleva el engañoso nombre de The Human Life Protection Act, o Ley de Protección a la Vida Humana, que incluye sólo una mínima excepción: los casos en que la vida de la madre corra un grave riesgo. Y no exenta los casos de violación o de incesto, lo que se ha convertido en un tema de feroz debate entre los legisladores de ese estado en los últimos días.

Eel martes por la noche Lori Davis Jhons, portavoz de la gobernadora de alabama, Kay Ive, dijo que “Ivey se negará a hacer comentarios hasta que tenga la oportunidad de revisar a fondo la versión final del proyecto”.

Pero apenas un día después la gobernadora de Alaba estampó su firma y ahora ese estado cuenta ya con una ley que proíbe el aborto y que es una de las más restrictivas de Estados Unidos.

Antes, los opositores habían prometido impugnar la medida en un tribunal federal si dicho proyecto de se convertía en ley. De acuerdo con The New York Times, “Incluso los partidarios de la legislación esperaban que un tribunal inferior bloqueara la medida”. Pero ésta “fue redactada para prevenir exactamente un eventual rechazo en los tribunales”.

Y es que los arquitectos de la prohibición “reflejan la creciente confianza de los críticos del aborto en todo el país, después del nombramiento de Brett M. Kavanaugh en la Corte Suprema”. Y esperan que los jueces utilicen el caso para reconsiderar la participación central en Roe v Wade y permitir que la medida de Alabama entrara en vigencia.

“Hasta ahora, no había posibilidad de revertir a Roe”, dijo Eric Johnston, quien fundó la Coalición Pro-Vida de Alabama, se desempeña como su presidente y “ha pasado más de 30 años tratando de prohibir el aborto”.

El jueves pasado, pocos días después de que se desatara el caos en el Senado por la aprobación de dicha legislación, legisladores de ambos partidos políticos se habrían enfrentado a gritos después de que algunos senadores estatales republicanos intentaron incluso eliminar las exenciones por violación e incesto, sin tener un voto oficial, lo que llevó a posponer la votación del Senado hasta ayer martes, dice por su parte The Huffington Post. Pero en última instancia, “la resistencia de los demócratas no fue suficiente”.

Terri Collins, representante estatal republicana y quien patrocinó la legislación de marras, expresó abiertamente en su momento que su intención es hacer más restrictiva la ley:

“Este proyecto de ley es muy simple”, dijo a The Washington Post. “No se trata de control de la natalidad o de la píldora de la mañana siguiente. Se trata de no permitir el aborto una vez que la mujer está embarazada. El proyecto de ley completo fue diseñado para revertir Roe v. Wade, y permitir que los estados decidan qué es lo mejor para ellos”.

Según la fuente, Eric Johnston, quien redactó la legislación como presidente de la Alabama Pro-Life Coalition, habría dicho que confiaba en que la gobernadora firmaría el proyecto de ley. “Ella espera que la ley sea impugnada, dijo, y eventualmente será revisada por el Tribunal Supremo”. Y aplaudió a la legislatura por no agregar ninguna excepción a la medida.

Grupos de derechos reproductivos protestaron de inmediato por la aprobación del proyecto de ley, y lo calificaron de una medida “descaradamente inconstitucional”. Se cree que es la restricción de aborto más estricta del país.

Los demócratas de la legislatura de Alabama se sumaron a esta crítica. La medida de Alabama, dijeron al Times, “conduciría el procedimiento a la clandestinidad, poniendo en peligro las vidas de mujeres y niñas y afectando de manera desproporcionada a los habitantes de Alabama y a las minorías”.

El Senado de Alabama cuenta con 35 legisladores, de los cuales 4 son mujeres. Una de ellas es la demócrata Linda Coleman-Madison, quien declaró a la fuente, “Queremos que los abortos sean seguros, y queremos que sean pocos, pero deberían ser legales, porque habrá abortos”.

En el pasado, los legisladores estatales impusieron un período de espera de 48 horas para tener un aborto; ordenaron que las mujeres recibieran asesoramiento antes de someterse al procedimiento; y requieren que los menores de edad reciban el consentimiento de un padre o tutor legal para abortar.

“Hoy es un día oscuro para las mujeres en Alabama y en todo el país”, dijo Staci Fox, presidenta y directora ejecutiva de Planned Parenthood Southeast Advocates. “Prohibir el aborto es suficientemente malo. Encarcelar a los médicos por brindar atención va más allá del límite. Los políticos de Alabama siempre vivirán en la infamia por este voto y nos aseguraremos de que cada mujer sepa a quién responsabilizar”.

A pesar de que algunos estados se han movido para limitar los abortos, otros estados con gobiernos de tendencia demócrata se apresuraron este año para fortalecer las protecciones legales del procedimiento. Vermont recientemente tomó medidas hacia una enmienda constitucional que consagra un “derecho a la autonomía reproductiva personal”. Y en enero, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo firmó una medida que garantizaba un “derecho fundamental” al aborto en el estado, concluye The New York Times

This entry was posted in Homepage Feature, Política y Elecciones, Salud. Bookmark the permalink.