Detienen a “terrorista doméstico” que quería “derramar mucha sangre” para conseguir “una patria blanca”

121217a1massshootings6945488611_t350_hbaa99ec1a497176c64b7843c0b6b57494a52c3ce

De la redacción

Las palabras traen consecuencias, y a veces muy graves. Tal es el caso del teniente de la Guardia Costera, Christopher Paul Hasson, de 49 años de edad y quien se describió a sí mismo como un nacionalista blanco, arrestado en Maryland la semana pasada por planear asesinar a una larga lista de destacados periodistas y políticos demócratas, así como a profesores, jueces y lo que él llamó “izquierdistas en general”, dijeron los fiscales federales que lo acusan en una corte de Maryland.

No es coincidencia que en los dos años de esta presidencia se haya visto a Trump alentar con su retórica de odio la violencia contra sus oponentes políticos, la prensa, y contra los inmigrantes principalmente; y no en pocas ocasiones se han dado serias agresiones de sus seguidores contra los periodistas que cubren los actos de campaña del presidente, y escucharlo prometer pagar por los gastos de abogados de los agresores de periodistas.

Todos recordarán también la muerte de la activista Heather Heyer, atropellada en Charlottesville, Virginia, por el nacionalista blanco James Alex Fields Jr. O el tiroteo en la sinagoga en Pittsburgh, Pennsylvania, donde Robert D. Bowers, un seguidor de Trump armado con un rifle R-15 de asalto cobró la vida de 11 judíos en medio de epítetos antisemitas adentro del templo, y tantos otros incidentes movidos por el odio racial que emana de los discursos públicos de Trump. Y de sus Tweets.

Pues bien, el más reciente incidente de odio –que se sepa- se dio a conocer en una presentación judicial este martes, en la que se señala al teniente de la Guardia Costera, Christopher Paul Hasson, quien trabaja como oficial de adquisiciones en la sede de la Guardia Costera en Washington. Reside en Silver Spring, un suburbio de Washington situado en Maryland, y su arresto se produjo el viernes bajo los cargos de posesión de un arsenal de armas de alto calibre y cualquier cantidad de estupefacientes; pero los fiscales dijeron en la presentación de dichos cargos que éstos eran sólo la “punta proverbial del iceberg”, según reporta hoy The New York Times.

Y aunque los fiscales solicitaron que el acusado fuera detenido hasta que sea juzgado, lo describieron como un “terrorista doméstico”, que pretendía “asesinar a civiles inocentes en una escala rara vez vista en este país”.

En la carta que Hasson escribió a sus amigos en 2017 y que fue hallada en la computadora de su trabajo, el acusado elaboró una lista de figuras destacadas a las que llamó “traidores” y señaló que los quería matar.

“Estoy soñando con una forma de matar a casi todas las personas en la tierra. Creo que una plaga sería más exitosa, pero ¿cómo puedo adquirir la gripe necesaria, el botulismo, el ántrax? Todavía no estoy seguro. ¿Encontraré algo?”. También expresó su deseo de “iniciar una guerra racial” y reflexionó sobre la mejor manera de hacerlo: “Habrá que derramar mucha sangre para blanquearse… Por favor envíame tu violencia para que pueda desatarla sobre sus cabezas. Guie mi odio para causar una impresión duradera en este mundo”, escribió en la misiva.

Entre las personas que eran blanco de su odio figuran muchos presentadores conocidos y anfitriones de programas de noticias, de CNN y MSNBC, dice la fuente, así como un número extenso de funcionarios demócratas electos. Entre otros, la Presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi; los representantes Alexandria Ocasio-Cortez y Maxine Waters; el senador Richard Blumenthal, a quien se refirió como “Sen blumen jew”, y a muchos de los senadores que se postulan para la presidencia en 2020.

Hasson realizó también búsquedas en el Internet para obtener información “sobre si los senadores y jueces de la Corte Suprema reciben protección del Servicio Secreto”, según trascendió en la presentación de la corte.

En tanto, el número de grupos de odio aumentó Estados Unidos por cuarto año consecutivo.

Trascendió que Hasson abogaba por el uso de “violencia focalizada” para establecer la “patria blanca”. Además, acumulaba armas desde 2017, pero se desconocía cuándo entraría en acción, dice por su parte El País.

Según los investigadores, “Hasson estaba estudiando el manifiesto del ultraderechista noruego, Anders Behring Breivik, que en 2011 mató a 77 personas”. También indican que estaba obsesionado con la ideología neofascista y neonazi.

Christopher Paul Hasson sirvió en el Cuerpo de Marines entre 1988 y 1993, y después en la Guardia Nacional otros dos años. Desde 2016 trabajaba como teniente de la Guardia Costera de Estados Unidos en sus oficinas centrales de Washington■

This entry was posted in Homepage Feature, sistema de justicia criminal. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo