Desafiantes y dramáticos los nuevos picos de Covid-19 en hospitales de EE UU

La Guardia Nacional de Michigan se asocia con Mercy Health y la Agencia de Asuntos de Veteranos para proporcionar pruebas gratuitas de coronavirus en Muskegon Heights, Michigan. Foto: Alison Zywicki/ azywicki@mlive.com.

La Guardia Nacional de Michigan se asocia con Mercy Health y la Agencia de Asuntos de Veteranos para proporcionar pruebas gratuitas de coronavirus en Muskegon Heights, Michigan. Foto: Alison Zywicki/ azywicki@mlive.com.

De la redacción

Continuando con nuestra cobertura del coronavirus, hoy reportamos que por sexto día consecutivo en los últimos 10 días Estados Unidos alcanzó el récord de 60 mil nuevos casos diarios, entre probables y confirmados, con más de 825 defunciones. Estados como Arizona, California, La Florida o Texas, por citar sólo cuatro con dramáticas tasas de infección, ven sorprendidos esta alza potencialmente mortal. Las autoridades de salud afirman que la nueva oleada de contagio es peor a la del inicio de la pandemia en la primavera. Por el momento, el país rebasó los 3 millones 100 mil casos y más de 133 mil decesos. Entre tanto, nuevos estudios científicos sobre este tema confirman que la etnicidad y la raza, el género y la condición socioeconómica son importantes factores para la propagación del virus.

A medida que aumentan alarmante los nuevos casos de coronavirus diarios, los hospitales del país agotan su capacidad de recepción y atención a nuevos casos. Las Unidades de Cuidados Intensivos (ICU), esenciales por ejemplo para intentar frenar la pandemia y los decesos, están alcanzando su máxima capacidad. Las enfermeras (os) se enferman y provocan escasez de personal, crítico también para la intervención y el cuidado de pacientes; los Equipos de Protección Personal (PPE) siguen sin llegar cabalmente a todos lados, a pesar de las promesas del gobierno federal desde abril. El vicepresidente Mike Pence dijo en cadena nacional que hay plenas reservas de PPE’s, que no hay que preocuparse, pero que pos si as dudas “se recomienda al personal de hospitales desinfectas sus máscaras cubre bocas y reusarlas”.

Entre tanto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que el coronavirus puede transmitirse a través del aire, una asunción que en abril fue descartada, pues se dijo que sólo las partículas líquidas del virus podían trasmitir el contagio. También reiteró que las personas sin síntomas pueden transmitir el virus, conocimientos que debieron haber llegado mucho antes pero no fue así..

Hoy, países como Japón, con ciertos avances en el control de la pandemia, atribuyen la dramática propagación del virus a los jóvenes y a los locales nocturnos de la ciudad de Tokio, por ejemplo, asiduos visitantes e bares y restaurantes o a lugares cerrados y con altas concentraciones de gente por lapsos prolongados más allá de 10 minutos continuos.

Comenzando por Arizona, uno de los estados del sur que pertenecen al dudosamente célebre club de focos rojos de la infección, cuenta con casi 113 mil casos de coronavirus, y unos 2 mil 50 decesos. Sus hospitales están llegando al límite de su capacidad, y enfermos en la frontera entre la vida y la muerte están siendo trasladados en helicópteros a otros estados vecinos, como California y Nevada, a punto también de ser rechazados por su propia situación también crítica.

California por su parte ‘no canta mal las rancheras’. Tras haber sido el primer estado en tomar enérgicas medidas para evitar la transmisión del virus al inicio de la pandemia, hoy rebasó los 300 mil 500 casos confirmados, con casi 7 mil defunciones. Particularmente el sur del estado está viviendo sus momentos más críticos, y ciudades fronterizas como El Centro, por citar sólo una de ellas, pasan por sus momentos más dramáticos. Aunque el uso de máscaras cubre boca es requerido en el estado, quedarse en casa y guardar el distanciamiento de 6 pies también, cuando se acude a lugares públicos, en las últimas semanas el estado ha visto con alarma un repunte del brote.

La Florida tampoco se queda atrás en esta triste competencia. Durante el mes de junio vio dispararse la incidencia de casos de coronavirus, hasta alcanzar hoy los 232 mil 710 casos y más de 4 mil defunciones. El gobernado ha sido reticente en requerir el uso forzoso de las máscaras y guardar el ‘sano distanciamiento’, aunque en los últimos días se inclinó por hacerlo. Tarde. Imágenes diarias de la televisión nacional mostraron cómo los bares principalmente, aunque también restaurantes y grandes centros comerciales abrieron sus puertas como si nada pasara.

Y Texas, uno de los estados con la dudosa fama de ser también foco rojo de la pandemia a nivel mundial, rebasó la alarmante cifra de 240 mil casos que dieron positivo, y más 3 mil muertos por coronavirus. Aunque el estado requiere el uso de la máscara cubre boca cuando la gente salga de sus casas para asistir a lugares públicos, no todos los texanos obedecen esta ordenanza porque el inquilino de la Casa Blanca y su séquito han ‘politizado’ el tema, dicen expertos en el ramo de la salud.

Y a casi 4 meses desde el inicio de la pandemia, ni las pruebas diagnósticas de coronavirus, y mucho menos los rastreos de portadores del virus sospechosos se han desplegado adecuada y suficientemente en estos 4 estados mencionados, aunque tampoco en otros 32 estados de la nación■

This entry was posted in Coronavirus/COVID-19, Homepage Feature, Salud. Bookmark the permalink.