Demócratas impulsan su propio proyecto de ley de estímulo, sin muchas posibilidades

La líder de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi a punto de iniciar una conferencia de prensa.

La líder de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi a punto de iniciar una conferencia de prensa.

De la redacción

Legisladores aprobaron por un estrecho margen de 214 a 207 un proyecto para el paquete de ayuda por la pandemia de Covid-19, siguiendo las líneas de su respectivo partido. Y aunque con pocas posibilidades de convertirse en ley, la presidenta de la cámara baja, la demócrata de California, Nancy Pelosi declaró a los medios que aún era posible un acuerdo en una etapa tardía con la administración.

Aunque las negociaciones en la Cámara de Representantes alcanzaron a regañadientes por parte de los republicanos un acuerdo bipartidista de 2.2 billones (millones de millones) de dólares, que proporcionaría ayuda a familias, escuelas, restaurantes, empresas y trabajadores de aerolíneas, además de una lista de otros asuntos pendientes, no se vislumbra en el horizonte político que dicho acuerdo alcance a convertirse en ley.

Y es que las negociaciones entre el Congreso y la Casa Blanca para unirse en otro paquete de ayuda pandémica fracasaron, sin posibilidades de poder resolverse antes de que los legisladores republicanos se dispersen a hacer campaña por la reelección de su máximo líder, que no paga impuestos sobre sus ganancias personales o corporativas, y que ha desinformado a los estadunidenses acerca de las medidas contra la pandemia del coronavirus, que habrían podido salvar la vida de unos 100 mil estadunidenses de haberse ejercido oportunamente, dicen expertos.

Pelosi insistió sin embargo en que todavía había espacio para que las conversaciones produzcan un acuerdo, pero la votación reflejó la continua contradicción entre la Casa Blanca y el la cámara baja.

“La disfunción del gobierno ha dejado a los estadunidenses sin pagos de ayuda o beneficios de desempleo mejorados, en los que habían dependido para capear la pandemia; y permitió que la ayuda para las empresas en dificultades cayera, en un momento crítico de una recuperación inestable”, reporta The New York Times.

Dicho proyecto de ley recortó 1.2 billones de dólares al paquete de estímulo original de los demócratas, de 3.4 billones de dólares aprobado en la Cámara de Representantes en mayo. Aaún así los republicanos de la cámara baja y los funcionarios de la Casa Blanca dijeron que “Pelosi no está dispuesta a comprometerse pues ha presentado una medida que seguía siendo demasiado cara”.

Varias aerolíneas estadunidenses “que se enfrentaban a graves limitaciones financieras, ya que el virus no muestra signos de disminuir y la gente evita viajar”, dijeron a la fuente que “Sin la promesa de ayuda del Congreso, United Airlines y American Airlines comenzaron el jueves a dar licencias o despedir a 30 mil trabajadores”.

Por su parte, el Departamento de Trabajo informó ayer que 787 mil estadunidenses solicitaron la semana pasada por primera vez beneficios estatales por desempleo. “Cifras sin ajustar por variaciones estacionales, que son aproximadamente cuatro veces el recuento semanal de reclamos antes de la pandemia”.

Pelosi y el Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin discutieron ayer jueves en la oficina de la líder demócrata una oferta de 1.6 billones de dólares, que la propia Pelosi rechazó por “inadecuada”.

De acuerdo con el Times, la medida que aprobaron los demócratas de la Cámara de Representantes contenía muchos de los elementos de su plan de estímulo original de 3.4 billones, “aunque los legisladores redujeron la duración de algunas disposiciones; y en un esfuerzo por reducir el costo del paquete, también redujeron a la mitad su propuesta original de casi 1 billón para los gobiernos estatales, locales y tribales”.

Por su parte los demócratas habrían mantenido una disposición que reactivaría un beneficio de desempleo federal vencido pero mejorado, de 600 dólares por semana; y otro que enviaría una ronda adicional de cheques de estímulo de mil 200 dólares a los estadunidenses. Mnuchin habría dicho ayer que si se llegaba a un acuerdo, “probablemente incluiría otra ronda de controles de estímulo”.

Las discusiones entre el Tesoro y la cámara baja también incluyeron 225 mil millones para escuelas y 57 mil millones para cuidado infantil; una extensión de un programa que expira hasta el 31 de marzo, y que está destinado a evitar los despidos de trabajadores de aerolíneas; y la creación de un programa de 120 mil millones de dólares para reforzar los restaurantes que luchan por sobrevivir.

“La oferta de Mnuchin reactivaría los beneficios federales de desempleo caducados a 400 dólares por semana, y proporcionaría 75 mil millones para pruebas de covid-19 y rastreo”, información que fue turnada a la fuente de manera anónima. No obstante la propuesta también habría incluido 150 mil millones de dólares para escuelas y 250 mil millones para estados y municipios, “pero los republicanos no estuvieron dispuestos a incluir un crédito tributario reembolsable por los hijos de las familias trabajadoras”.

Con todo, Mnuchin dijo a la fuente que las conversaciones habían sido “productivas” y agregó que un acuerdo incluiría “pagos directos a los estadunidenses, similares en tamaño a los de la ronda de pagos anteriores”. Pero él y otros funcionarios de la administración advirtieron que la oferta demócrata en su forma actual era “inaceptable”.

El líder del Senado, el republicano de Kentucky Mitch McConnell se mantuvo en gran medida ausente de las conversaciones, y “no pareció optimista sobre las perspectivas de un acuerdo”, concluye la fuente■

This entry was posted in Economía, Homepage Feature, Política. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo