Decide EPA reevaluar estándares que regulan la emisión de gases de efecto invernadero

De la redacción

El monóxido de carbón que emiten los autos en las calles y carreteras de Estados Unidos contribuyen a la emisión de gases invernadero. Foto: www.plazaportlandautobody.com.

El monóxido de carbón que emiten los autos en las calles y carreteras de Estados Unidos contribuyen a la emisión de gases invernadero. Foto: www.plazaportlandautobody.com.

El administrador de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA), Scott Pruitt anunció en la página web de esa agencia la finalización del proceso de Evaluación de Medio Término (MTE) para los estándares de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), de automóviles y camionetas modelos 2022 a 2025. “A la luz de los datos recientes, los estándares actuales no son apropiados y deben ser revisados”.

Los estándares a los que se refiere Pruitt en su anuncio son los que instauró la pasada administración Obama, una regla federal que exige que los vehículos promedien el rendimiento del consumo de gasolina a 54.5 millas por galón para el año 2025. O sea, casi el doble del estándar actual. “Porque esta norma proporciona importantes beneficios ambientales y financieros si se implementa completamente”, dicen expertos, según The HuffPost.

Bajo las reglas que Pruitt pretende desmantelar, el consumo de petróleo caería en 12 mil millones de barriles, las emisiones del tubo de escape se reducirían a la mitad, y la eficiencia del uso del combustible casi se duplicaría. La regulación impediría que ingresen a la atmósfera 6 mil millones de toneladas métricas de gases invernadero que calientan el planeta, equivalentes a un año de polución de 150 centrales eléctricas.

Como es sabido, con la actual administración Trump se han venido desmantelando logros de pasadas administraciones. Por eso, el anuncio de la EPA busca a todas luces debilitar la única política federal importante que ayuda a reducir las emisiones de monóxido de carbono, que es una de las mayores fuentes de los gases invernadero.

En su anuncio de 38 páginas la EPA citó precios más bajos del gas y nuevos vehículos de tecnología avanzada como las razones por las que dichos estándares de la administración Obama “ya no representan suposiciones realistas”.

La fuente indica que “Los fabricantes de automóviles aceptaron la póliza en 2012 como parte de la primera revisión general de las normas de eficiencia de combustible desde la década de 1970”. Pero la norma estableció también un plazo hasta abril de 2018 para revisar los estándares y modificarlos si resultaban demasiado caros o imposibles de cumplir.

A pesar de apoyar abrumadoramente el acuerdo hace siete años, dice The HuffPost, “los fabricantes de automóviles comenzaron a presionar al entonces presidente electo, Donald Trump, para que revocara el fallo de Obama casi inmediatamente después de las elecciones de 2016”.

El mes pasado, en un evento en Detroit la Casa Blanca desechó la evaluación insistiendo en que el análisis de la pasada administración fue apresurado. Y entonces Trump prometió “restaurar la revisión a la mitad del período originalmente programado… Y el último anuncio de la EPA es el resultado de esa revisión”, dice por su parte Yahoo.

Agrega que “La decisión de reescribir la regla pone a la EPA en desacuerdo con los reguladores de California, quienes acordaron en 2011 alinear sus estándares de emisiones de escape con los niveles nacionales como parte de la norma original. El acuerdo garantizaba normas consistentes de millaje y emisiones en todo el país, permitiendo a los fabricantes de automóviles ahorrar dinero fabricando vehículos con un solo estándar”.

La anulación de la regla instaurada bajo Obama “amenaza con poner fin a esa uniformidad”. Sostiene que según la Ley de Aire Limpio, California tiene permitido establecer estándares de emisiones de vehículos más altos que el resto del país, y con casi 35.4 millones de vehículos registrados, “el estado tiene una poderosa influencia sobre el mercado automotriz estadunidense. Una docena de otros estados, incluidos Nueva York, Massachusetts y Pensilvania, históricamente han seguido el ejemplo de California”.

La EPA actual nunca implementó el Plan de energía limpia, la regla de la era de Obama para reducir las emisiones del sector de servicios públicos. Pero la ley todavía está en los libros, y la EPA aún tiene que proponer un reemplazo que cumpla con los requisitos legales establecidos por un fallo de la Corte Suprema de 2007, que determinó que la agencia está obligada a regular cualquier tipo de contaminación del aire que “razonablemente pueda anticiparse a poner en peligro la salud o el bienestar público, “incluidos los gases de efecto invernadero”.

La EPA y el Departamento del Interior se movieron para eliminar las reglas de la era de Obama que restringían las emisiones de metano de los sitios de perforación de gas. Pero, en julio pasado, el Tribunal de Apelaciones de Estados Unidos para el Circuito del Distrito de Columbia falló en contra del plan de la EPA de suspender la regla. Y en febrero, el Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Norte de California dictaminó que el plan del Departamento del Interior para retrasar las reglamentaciones de metano “carecía de pruebas”, concluye The HuffPost

This entry was posted in Homepage Feature, Medio Ambiente. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo