Damnificados por incendio en Nuevo México piden inclusión en la ayuda federal

Bosque quemado de Los Vigiles. Foto: Cortesía de Yasmin Khan.

Bosque quemado de Los Vigiles. Foto: Cortesía de Yasmin Khan.

Bomberos de todo el país siguen luchando en Nuevo México contra el incendio forestal más grande del país, que comenzó a mediados de abril. El gobierno federal distribuye recursos de emergencia para reconstruir las estructuras quemadas y ayudar a los damnificados. Sin embargo, muchas familias que tienen raíces de muchas generaciones en la región, temen quedarse fuera de esta ayuda. Son las familias que residen en las tierras llamadas mercedes, las concesiones hechas por la corona española o el gobierno de México a comunidades locales. Yasmin Khan visitó la devastada zona y nos entrega su reporte desde Las Vegas, Nuevo México.


Caminando en los escombros de su propiedad comunal y con la voz quebrada por la emoción Simón Lucero dice que no perdió una casa, perdió su corazón.

Me siento como que perdí un brazo o una pierna. Perdí el lugar donde nosotros íbamos por leña o de camping. No hay nada que podamos hacer ahora mismo. Vamos a necesitar ayuda y modos para componer la tierra

Simón Lucero y su hijo Ramón, en Los Vigiles. Foto: Cortesía de Yasmin Khan.

Simón Lucero y su hijo Ramón, en Los Vigiles. Foto: Cortesía de Yasmin Khan.

Lucero tiene 76 años y vive en Los Vigiles, al norte de la ciudad de Las Vegas. Sabe que no verá renacer el bosque de pinos altos, hoy reducido a cenizas.

Nunca deberían de haber hecho la lumbre. Había mucho aire, no deberían de hacer eso y ha pasado muchas veces. A ver si podemos poner semilla en la tierra y comenzar el zacatito que crezca. Pero yo nunca lo voy a ver de nuevo a mi edad

A principios de abril, temporada de fuertes vientos en Nuevo México, el servicio forestal de Estados Unidos realizó una quema preventiva que se les salió de control. El incendio, llamado Hermit’s Peak se unió al Calf Canyon, cuyos orígenes aún se desconocen y juntos ya consumieron más de 300 mil acres en el norte de Nuevo México. Es el fuego más grande de la historia del estado, y el incendio más grande del país.

Mucha de la zona devastada son tierras concesionadas llamadas ‘mercedes’, o Land Gradns en inglés, que los pobladores heredaron durante la colonia española o el México independiente. Junto a Los Vigiles, las Lower Gallinas y Upper Gallinas también fueron arrasadas por el fuego.

Eddie Quintana observa lo que queda de Los Vigiles. Foto: Cortesía de Yasmin Khan.

Eddie Quintana observa lo que queda de Los Vigiles. Foto: Cortesía de Yasmin Khan.

Cuando solicitó ayuda financiera a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, FEMA, Eddie Quintana, poblador de Los Vigiles dice que no llegó muy lejos.

Y su aplicación requiere cierta información que no tenemos; por ejemplo, se les pide un número EIN. Y ese número EIN básicamente lo identifica como una entidad estatal, lo cual no somos actualmente

Además, FEMA ayuda a reconstruir residencias primarias privadas. Sin embargo, la mayoría de las cabañas quemadas fueron construidas colectivamente y son propiedad comunal.

Pero además, el incendio consumió su forma de vida. Sin agua ni alimentos los animales silvestres no podrán sobrevivir. Tendrán que comprar leña para calentar sus hogares y no podrán vender permisos de caza de alces que les generaban cerca de 8 mil dólares anuales que usaban para mantener los caminos y la infraestructura.

La representante de FEMA, Angela Byrd confirmó que los damnificados necesitan documentar bien lo que perdieron por el incendio. Sin embargo, no cubren la pérdida de sustento económico.

El Dr. Eric Romero, es profesor de la Universidad de Highlands en Las Vegas, experto en Land Grands y cultura hispana.

 Dr. Eric Romero, experto en Grand Lands y la cultura hispana. Foto: Cortesía.

Dr. Eric Romero, experto en Grand Lands y la cultura hispana. Foto: Cortesía.

El gobierno estadunidense tiene una responsabilidad en reparar los daños causados por el incendio, pero es limitado porque ese proceso se da más bien en térmimos materiales o fines económicos. Ellos no son responsables y no cuentan con la habilidad de recuperar los que son aspectos culturales o aspectos filosóficos, en cuanto la comunidad de cómo se utiliza, cómo se convive con la sierra, la tierra etc…

Mientras tanto, en la zona devastada en Los Vigiles Ruben, el hijo de Simón Lucero dice que está enojado porque a pesar de las anunciadas ayudas federales, su comunidad no ha recibido mucha información sobre cómo saldrán adelante. Recuerda con nostalgia lo que le enseñaron sus abuelos.

Mis abuelos y mi familia me enseñaron cómo cazar y recolectar leña por estas montañas durante toda mi vida

Pero se siente triste al saber que sus hijos y sus nietos no podrán disfrutar el bosque como era hace apenas unas semanas.

Eso me asusta todos los días pensando en no poder pasar la tradición que nos heredaron y pensar que podría terminar con él. Esa es la parte más triste, pienso en este incendio

Para la Edición Semanaria de Noticiero Latino, desde las Vegas, Nuevo México, Yasmin Khan.

Escuche la Edición Semanaria Completa:

Download
This entry was posted in Homepage Feature, Medio Ambiente. Bookmark the permalink.