Corren tiempos de miedo en EE UU, aunque para otros es una oportunidad de ganar

Gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo en conferencia de prensa anuncia medidas contra el coronavirus. Foto: thebrunswicknews.com.

Gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo en conferencia de prensa anuncia medidas contra el coronavirus. Foto: thebrunswicknews.com.

De la redacción

El presidente Trump ha extendido las restricciones sociales, citando una estimación de que 200 mil personas podrían morir a causa de la pandemia COVID-19. Por lo que  aconsejó a los estadunidenses limitar el trabajo, evitar los viajes no esenciales y las reuniones de más de 10 personas hasta el 30 de abril.

La cifra de muertes por coronavirus roza ya las 2 mil 500 personas en todo el país, y tan solo en Nueva York esta cifra alcanza a más de mil. Ahí llegó un primer envío de equipo médico de fabricación china, porque simplemente en el país no se pudo conseguir, según declaró el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo.

Por su parte, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio pidió al gobierno federal más suministros. Dirigiéndose al presidente Trump, a quien le dijo: “Ahora mismo, esta es la medicina del campo de batalla. Consíganos el soporte que necesitamos ahora”, refiriéndose a los equipos de protección personal, batas, mascarillas cubre boca y ventiladores, entre otros.

Entre tanto, la pandemia ha comenzado a barrer las filas médicas de la ciudad de Nueva York; mueren enfermeras, médicos se enferman y el pánico aumenta en las primeras líneas de defensa contra el coronavirus.

La pandemia de coronavirus, que ha infectado a más de 30 mil personas en la ciudad de Nueva York, está comenzando a afectar a los más necesitados para combatirla: los médicos, enfermeras y otros trabajadores en hospitales y clínicas. En las salas de emergencias y las unidades de cuidados intensivos (UCI) los profesionales médicos “típicamente desapasionados” sienten pánico a medida que un número creciente de colegas se enferman.

Según The New York Times, “Un supervisor instó a los cirujanos del Centro Médico Irving, de la Universidad de Columbia en Manhattan a ofrecerse como voluntarios para la primera línea de defensa porque la mitad del personal de cuidados intensivos ya se había enfermado por el coronavirus”. En un correo electrónico escribió: “La UCI está explotando”.

Y otro médico del Centro Médico Weill Cornell, en Manhattan describió la desconcertante experiencia de caminar diariamente frente a un colega de unos 30 años de edad, entubado y críticamente enfermo, preguntándose quién sería el próximo. En otro importante hospital de la ciudad de Nueva York un doctor describió la situación como “una placa de Petri”, donde más de 200 trabajadores se habían enfermado, y dos enfermeras en hospitales de la ciudad han muerto.

Por otro lado, el presidente Trump acusó el viernes a General Motors y su directora ejecutiva, Mary T. Barra, de “arrastrar los pies sobre el proyecto”, de construir ventiladores, y ordenó a su administración que obligara a la compañía a fabricar dichos ventiladores bajo la Ley de Producción de Defensa, que data de los años 50.

Aunque los planes del fabricante de automóviles muestran un intento de que G.M. había iniciado ya los preparativos para producir, y pedido a su socio, Ventec Life Systems, un pequeño fabricante de ventiladores, que acelerara la producción de dichos dispositivos.

Ventec y G.M. habían pasado más de una semana descubriendo cómo fabricar miles de dispositivos que salvan vidas cuando la Casa Blanca dijo que G.M. lo hace “perder el tiempo”.

Pero a medida que los casos de contagio y las muertes se disparan, dice la fuente, “las dos compañías se han movido urgentemente para encontrar piezas, hacer pedidos y desplegar trabajadores. Las tareas que normalmente tomarían semanas o meses se han completado en días”. Por eso, “Las compañías esperan que la producción comience en tres semanas y que los primeros ventiladores se envíen antes de finales de abril”.

Si bien gran parte de la economía de Estados Unidos se detuvo debido al brote de coronavirus, varias docenas de trabajadores estaban transportando equipo pesado el domingo en una planta de General Motors en Kokomo, Indiana.

La tripulación formó parte de un esfuerzo forzado para fabricar decenas de miles de ventiladores, las máquinas que salvan vidas y que mantienen a los pacientes críticos con problemas respiratorios. Las máquinas tienen una demanda desesperada ya que los hospitales se enfrentan a la perspectiva de una grave escasez. Sólo el estado de Nueva York puede necesitar 30 mil o más.

En otro ángulo del tema, corporaciones en Estados Unidos están ahorrando efectivo, reduciendo costos y refinanciando deudas para manejar las consecuencias económicas del coronavirus; lidian con el golpe a sus negocios por el cierre de las principales partes de la economía, pero para un grupo en la industria de servicios financieros -asesores y abogados de reestructuración y bancarrota- los signos emergentes de dolor para las empresas, tanto grandes como pequeñas, significan un negocio en auge.

Estos expertos anticipan que las compañías no podrán cumplir con sus compromisos a tiempo, y pueden tratar de negociar nuevos términos con prestamistas, proveedores, empleados y otras partes.

Freedom Mortgage, uno de los prestamistas hipotecarios más grandes del país está buscando financiamiento adicional, ya que se espera que millones de propietarios dejen de hacer pagos hipotecarios.

La cadena de restaurantes Cheesecake Factory dijo la semana pasada que no podría pagar los alquileres de sus arrendamientos debido a la pérdida de negocio. Y compañías gigantes, desde Kraft Heinz hasta Ford, han aprovechado miles de millones de dólares en crédito de los bancos, en preparación para un futuro incierto, sostiene el Times.

This entry was posted in Homepage Feature, Salud. Bookmark the permalink.