Concluye con éxito la más reciente revuelta magisterial en Oakland

Maestros y alumnos resolvieron el paro de 7 días y volvieron al salón de clases tras apuntarse importante victoria sindical. Foto: www.democracynow.org.

Maestros y alumnos resolvieron el paro de 7 días y volvieron al salón de clases tras apuntarse importante victoria sindical. Foto: www.democracynow.org.

De la redacción

Una de los más recientes movilizaciones del magisterio tuvo lugar este lunes en Oakland, donde luego de una asamblea el domingo en el Teatro Paramount, del centro de esa ciudad del norte de California decidieron terminar su huelga de siete días y regresar a las aulas después de aprobar un nuevo contrato entre las autoridades escolares y la representación sindical, que les ganó a los docentes aumentos salariales y concesiones sobre el tamaño de las clases así como servicios de apoyo al personal docente, tales como consejería y enfermería, entre otros.

Como se mencionó aquí, en el porograma de Línea Abierta este lunes, el acuerdo alcanzado por los educadores otorga a tres mil maestros y miembros del personal escolar un aumento gradual y escalonado para los próximos cuatro años, más una bonificación única del 3 por ciento y otras demandas relacionadas con la carga de trabajo.

El ejemplo podría cundir, pues además se reporta que esta semana los maestros de Sacramento, la capital del estado, podrían declarar un paro general de labores en caso de que las autoridades escolares y sindicales no alcancen un acuerdo satisfactorio para los maestros.

Escuche:


No obstante, como se dijo puntualmente en Línea Abierta, muchos maestros y su sindicato dicen que sienten que su lucha por mejoras educativas apenas está comenzando.

Por ejemplo, Keith Brown, presidente del sindicato de docentes de la Asociación de Educación de Oakland, declaró a Los Angeles Times, que esperaban “volver a estar en nuestras aulas después de tener que atacar para brindarles a nuestros estudiantes de Oakland algunos de los recursos y el apoyo que en primer lugar deberían haber tenido desde el principio”.

Y Kyla Johnson-Trammell, la superintendente de Oakland dijo en un comunicado a la fuente que “Las palabras no pueden expresar lo profundamente agradecida que estoy, de que esta huelga haya llegado a su fin… es un paso importante hacia una mayor inversión en nuestras aulas”.

Como se dijo en Línea Abierta, “alrededor del 70 por ciento de los miembros del sindicato votaron el domingo por la tarde, por un contrato que se extiende hasta el año escolar 2020-21, y que fue respaldado por el 58 por ciento de los maestros y el personal”. Los partidarios de la negociación el domingo por la noche después de cuatro horas contando papeletas, unos mil 141 maestros votaron que sí por el acuerdo entre sindicato y autoridades escolares. Los que se opusieron en cambio fueron 832, y hubo cuatro abstenciones según el sindicato.

Se aprobó un contrato para 2017-18 con 64 por ciento de apoyo, o mil 269 contra 701 y cinco abstenciones, dijo al L.A. Times Tony Thurmond, el Superintendente estatal de Educación Pública. “Me alegro de que los maestros, además de la necesidad de mejorar sus propias condiciones de trabajo, identificaron cosas para mejorar la calidad de la educación, como clases más pequeñas”.

Thurmond agregaría en una entrevista el domingo por la noche sostuvo con el L.A. Times, que “Oakland enfrenta enormes desafíos financieros”, que incluyen “la disminución de la matrícula, las malas decisiones de gestión durante mucho tiempo, la alta deuda concentrada y el crecimiento de las escuelas chárter”, que son autónomas pero reciben financiamiento público, “que han saqueado –al erario- alrededor de 57 millones de dólares en fondos durante varios años”, fondos que de otra forma habrían ido a las escuelas públicas.

Además de los aumentos conseguidos en la referida negociación, “el contrato reduce la cantidad de casos que deben atender los consejeros, especialistas en recursos, psicólogos y terapeutas del habla”. También, “recorta un alumno por salón para el próximo año, en las escuelas de más sobrepobladas, y una reducción de otro estudiante por clase para 2021 en todas las escuelas. Por su parte “las enfermeras reciben el aumento de sueldo, más el 9%, así como bonos de 10 mil dólares en 2019-20 y 2020-21. Los maestros sustitutos reciben un aumento de salario, más un bono de retención después de 60 días”, dice la fuente.

Y mientras la junta escolar debe ratificar el acuerdo antes de que entre en vigencia, varios maestros dijeron al Times que les preocupa “que la Junta Escolar recorte a los trabajadores de servicios”, como los que imparten el almuerzo y el personal de oficina, que están representados por un sindicato diferente, el Internacional de Trabajadores de Servicios / Service Employees International.

Respecto a de dónde vendrá el dinero para pagar por los aumentos salariales y los otros beneficios, el Proyecto de Ley 1840 de la Asamblea estatal de California, que Thurmond co-escribió el año pasado con un asambleísta y que el entonces gobernador, Jerry Brown firmó en septiembre, “proporcionará hasta 34.7 millones de dólares al Distrito Unificado de Oakland durante los próximos cuatro años, si recorta 27.4 millones de dólares para reducir su déficit presupuestario, concluye la fuente■

Download
This entry was posted in Economía y Trabajo, Educación, Homepage Feature. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo