Con manifestaciones en favor y en contra esperan mañana a Trump en la frontera de San Diego-Tijuana

De la redacción

Prototipos del muro fronteriozo que visita hoy Trump. Foto: LA Times

Prototipos del muro fronteriozo que visita hoy Trump. Foto: LA Times

Hay pocos gobiernos, nacionalea e internacionales que tienen peores relaciones con el presidente Trump como California. Lo que hace que la visita de Trump a San Diego y Beverly Hills mañana martes, su primer viaje a California desde que se convirtió en presidente, un momento particularmente tenso.

Maña Trump visita la frontera con la intención de supervisar los trabajos del muro que, insiste el presidente, México pagaría por su construcción, cosa que el país al sur de la frontera ha repetido que no pagará.

De acuerdo con The New York Times Trump “recorrerá los prototipos de muro fronterizo en San Diego antes de dirigirse a una recaudación de fondos para para su campaña de reelección en 2020, en Beverly Hills”, Los Ángeles, California, un estado que por cierto acaba de ser demandado por la administración federal por declararse jurisdicción Santuario.

Como se recordará, el procurador General de la nación, Jeff Sessions demandó a California por presuntamente interponerse en la ejecución de la ley federal al negarse a cooperar con los agentes del servicio de Inmigración y control de Aduanas, ICE y de la Patrulla Fronteriza, en la identificación, detención y ulterior deportación de los inmigrantes indocumentados.

La administración federal “básicamente se lanzó a la guerra contra el estado de California”, declaró en su oportunidad el gobernador Jerry Brown, tras enterarse de la demanda del Departamento de Justicia para bloquear las leyes estatales que dan santuario a los inmigrantes, por lo que dejaría de recibir la partida presupuestaria correspondiente del financiamiento federal, amenazó en la ocasión Sessions.

“Las jurisdicciones santuario son las mejores amigas de los contrabandistas, pandilleros, traficantes de drogas, traficantes humanos, asesinos y otras ofensores violentos”, dijo Trump de acuerdo con la agencia de noticias Afp.

“En California nos estamos enfocando en puentes, no en muros”, señaló Brown, e instó al presidente a visitar el Valle Central, donde “se están construyendo más de una docena de puentes y viaductos para la primera y única línea ferroviaria de alta velocidad del país”, reporta el Times.

“Se ha lamentado que ‘no tenemos un tren rápido’ en nuestro país”, dijo Brown. “Bien, señor presidente, en California estamos tratando de arreglar eso… Tenemos un sistema de trenes de clase mundial en construcción”, continuó el gobernador, “Te invitamos a que subas a bordo y realmente ‘Hagas que Estados Unidos sea grandioso otra vez’”.

La policía está preparando sendas manifestaciones

Vale recordar que las visitas de Trump a California en 2016 dieron lugar a tensos enfrentamientos entre los manifestantes y los agentes de policía. Como “cuando Trump pronunció un discurso en una convención estatal republicana, a las afueras de San Francisco, los manifestantes bloquearon la ruta de su caravana”.

En su alocución semanal de los sábados Trump manifestó su descontento con California, haciéndose eco de la referida demanda presentada por Sessions a fin de derogar las leyes de California que el gobierno dijo que “bloqueaban inconstitucionalmente a la Casa Blanca para imponer las leyes federales de inmigración. Los líderes de California desafían abiertamente la ley federal”, dijo Trump. “No les importa el crimen. No les importan la muerte y los asesinatos. No les importan los robos. No les importa el tipo de cosas que a ti y a mí nos importan”, declaró en tono populista.

Migración, medio ambiente, marihuana y control de armas son algunos de los temas que confrontan al mandatario con California, dice Afp.

Julian Zelizer, profesor de historia y asuntos públicos en la Universidad de Princeton sostene que la visita de Trump es parte de “un esfuerzo más amplio que contrarrestar las posturas liberales sobre inmigración de California… Está tratando de apuntalar al Partido Republicano de ese estado para las elecciones de medio término y de 2020″; o sea las legislativas de noviembre y la carrera presidencial.

Los Angeles Times reporta por su parte que Trump recaudará hasta unos 250 mil dólares por persona para su campaña de reelección y el Partido Republicano en el evento de Beverly Hills.

La visita de Trump a California estará marcada por protestas tanto en contra como a favor del mandatario y sus políticas, que durarán hasta su partida

Jeff Schwilk, fundador de San Diego por las Fronteras Seguras, dijo al Times que planea un evento de apoyo a la visita de Trump.

En otra señal de tensión mientras Trump se alista para la visita, la Unión estadunidense de Libertades Civiles (Aclu) presentó una queja en una corte federal de San Diego contra la práctica del gobierno de “separar por la fuerza” a los hijos de padres que buscan asilo político, concluye Afp

Artículo relacionado, de The Washington Post (inglés):

Desafío, resistencia: las líneas del frente de la guerra de California contra la administración Trump

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.