Common Core: Promesas y preocupaciones para los aprendices de inglés

Un alumno de segundo grado demuestra cómo se pueden ver diferentes grupos de chocolates. Foto: Zaidee Stavely

Un alumno de segundo grado demuestra cómo se pueden ver diferentes grupos de chocolates. Foto: Zaidee Stavely

La mitad de los niños que entran al kindergarten en California sin saber inglés acaban tratados como aprendices de inglés por muy largo tiempo. Todavía en la secundaria y la preparatoria, dichos estudiantes aún no han aprendido bien a escribir y leer el nuevo idioma y tampoco han desarrollado su lengua materna. Una iniciativa adoptada por 40 estados y conocida como Estándares Comunes de aprendizaje o Common Core, pudiera traer remedios para estos niños. Pero muchos educadores tienen dudas sobre su implementación. ¿Será que esta nueva reforma educativa podrá ofrecer a los niños que aún aprenden inglés las herramientas que necesitan para poder aprender mejor? ¿O dejará a estos alumnos aún más retrasados, como lo han hecho otras reformas en el pasado? Zaidee Stavely reporta desde Oakland, California. Este reportaje es parte de American Graduate, Let’s Make it Happen!, una iniciativa de los medios públicos para tratar la crisis de deserción escolar, con el apoyo de la Corporación para la Difusión Pública.

Escuche

 

 

 

En su salón bilingüe de segundo grado en la Academia Bridges, la maestra Laura González dibuja en una cartulina una caja de cuatro chocolates.

González: Entonces yo empecé a pensar, que estas cajas de chocolate son multiplicación ¿verdad?

González pide a sus alumnos que platiquen con sus parejas sobre lo que ven.

Niña: Está la caja, y los chocolates son cuatro, y son círculos…

Gonzáelz: ¿Qué me pueden decir de esta caja de chocolates?, Rafael.

La maestra Laura González ayuda una alumna. Foto: Zaidee Stavely

La maestra Laura González ayuda una alumna. Foto: Zaidee Stavely

Rafael: Hay dos hileras.

González: ¿Y qué piensan de lo que dice Rafael?

Otro niño observa que se pueden ver dos hileras en forma vertical y también horizontal.

González: ¿Cuál sería la ecuación aquí?

La Academia Bridges es parte de un grupo de escuelas de Oakland (CA) que desarrollan la enseñanza de las matemáticas usando los nuevos estándares comunes. La idea es que los niños comprendan los conceptos que están detrás de las fórmulas, y no sólo aprendan a memorizar.

González: De la manera tradicional, te enseñan formas más rápidas de llegar a una respuesta. Se ponen verticalmente los números, 38 más 38 de forma vertical, 8 más 8 son 16, dejas el 6, subes el 1. Pero los niños sólo lo hacen por escrito, con papel y lápiz, y pierden el sentido de lo que están haciendo muchas veces.

La maestra Laura González con sus alumnos de segundo grado en la Academia Bridges. Foto: Zaidee Stavely

La maestra Laura González con sus alumnos de segundo grado en la Academia Bridges. Foto: Zaidee Stavely

En la clase de González, la maestra no da las respuestas, sino que guía la conversación, para que los propios niños sean los que salgan con los resultados. Cuando Gonzalez dibuja una caja de tres hileras y tres columnas de chocolates, una niña dice que no está de acuerdo que 3 grupos de 3 son 9.

Niña: Debe tener 3 más, porque así, 3 más 3 es igual a 6.

En vez de decirle que la respuesta es equivocada, González le pide que siga con ese pensamiento.

González: ¿Recuerdan que hay una suma para cada ecuación de multiplicación? Platiquen con su pareja. ¿Cuál es la suma?

Y estalla en el salón una lluvia de ideas.

Sonido…

Los niños de la clase de la Maestra González en la Academia Bridges usan dibujos, números, y palabras para resolver problemas. Foto: Zaidee Stavely

Los niños de la clase de la Maestra González en la Academia Bridges usan dibujos, números, y palabras para resolver problemas. Foto: Zaidee Stavely

Niña: Esos 3 se juntan. Teacher, esos se juntan y se hacen nueve.

Los niños se divierten en la clase de matemáticas de González, y a la vez que aprenden a multiplicar, se dan a la tarea de leer y escribir.

González: Vamos a leer todos juntos…

Todos: Anoche mi esposo y yo horneamos galletas….

La historia que leen dice que González y su esposo hicieron dos bandejas de galletas, una con 6 hileras de 4 y una de 3 hileras de 8.

González: Entonces mi esposo piensa que él hizo más, y yo pienso que yo hice más. ¿Puedes ayudarnos a saber quien hizo más? Usa dibujos, ecuaciones, y palabras.

Cada quien en su lugar dibuja las dos bandejas de galletas y se ponen a contar. Y se dan cuenta: las dos bandejas tenían el mismo número de galletas!

Niña: ¿Pero sí discutieron, Ms. González?

La Maestra González ayuda a una niña en la Academia Bridges. Foto: Zaidee Stavely

La Maestra González ayuda a una niña en la Academia Bridges. Foto: Zaidee Stavely

González ha estado enseñando por 14 años. La maestra dice que desde el comienzo ha elaborado por su propia cuenta situaciones que los niños puedan resolver matemáticamente.

González: Ellos están descubriendo algo, están hablando entre sí, y discutiendo; estoy de acuerdo, no estoy de acuerdo, y por qué. Pero Common Core realmente es la primera vez que el distrito entero esta pensando en eso. Me siento más apoyada. Hasta en las calificaciones hablan de, ¿puede ser persistente en resolver un problema? ¿Sabe dónde empezar cuando esta resolviendo algo? Y son cosas que yo siempre he buscado.

Aprender las matematicas, la lectura y escritura, y demás materias de esta forma más profunda tiene potencial para los estudiantes que aprenden el inglés, según expertos, como la investigadora Laurie Olsen, quien presentó en la conferencia de la Asociación de California para la Educación Bilingüe.

Olsen: The common core also focuses on oral language, speaking and listening for all kids, it focuses on collaboration and engagement, so it could be the avenue to realize a lot of our dreams for English Learners.

(Traducción: Los estándares comunes se enfocan en lenguaje verbal, que todos los niños hablen y escuchen. Y se enfocan en colaboración y participación, así que  podrían ser la avenida para realizar muchos de nuestros sueños para los aprendices de ingles).

Los alumnos dibujan y escriben para resolver el problema de las galletas. Foto: Zaidee Stavely

Los alumnos dibujan y escriben para resolver el problema de las galletas. Foto: Zaidee Stavely

Para realizar esos sueños, advierte Olsen, hay que hacer uso de la gran cantidad de estudios que han demostrado la mejor forma de enseñar a los aprendices de inglés. Y se requiere de colaboración entre todos los maestros, y capacitación.

Olsen: It is a wonderful, robust understanding of language, but the implications are pretty huge… and by the time the English Language Development standards hit the streets, everyone was already overwhelmed. All of their professional development days are devoted to the common core.

(Traducción: Es una comprensión de lenguaje maravillosa y robusta, y las implicaciones son bastante enormes. Y ya para cuando estaban listos los nuevos estándares para enseñar a los aprendices de inglés, todos ya estaban sobresaturados de trabajo. Todos sus días de capacitación estaban ya dedicados a entender los estándares comunes en sí).

Entender los estándares en sí puede ser una tarea monumental. Aún no hay libros de texto. Y no todos los maestros están acostumbrados a enseñar matemáticas como lo hace la Maestra González, por ejemplo. Kyla Portugal enseña tercer grado en Think College Now, una primaria donde 7 de cada 10 alumnos son aprendices de inglés. El año pasado, dice, sus alumnos sacaron las mejores calificaciones de toda la escuela en los exámenes de matemáticas.

Autorretratos en la Academia Bridges. Segundo grado. Foto: Zaidee Stavely

Autorretratos en la Academia Bridges. Segundo grado. Foto: Zaidee Stavely

Portugal: We had a system for teaching math. Was it the best way? Probably not. But our kids could memorize things. And now we have to change. And it’s hard. I’m open to it, I want to learn how to do it, but I need training. If it’s going to be hands on, give me some tools and some toys for the kids to tinker with.

(Traducción: Teníamos un sistema para enseñar las matemáticas ¿Era la mejor manera? Probablemente no. Pero nuestros niños podían memorizar. Y ahora tenemos que cambiar todo por completo. Y es muy difícil. Quiero aprender a hacerlo, pero necesito que me entrenen. Si se trata de que los niños aprendan haciendo algo con las manos, entonces que me den herramientas y juguetes para que los niños los usen).

La falta de capacitación no es el único obstáculo que Portugal ve para implementar los estándares comunes. También los exámenes le parecen un paso hacia atrás. Portugal enseña clases de lectura tan entretenidas e interactivas como las clases de matemáticas de González. Hoy, los alumnos escuchan a la maestra asistente leer un cuento de hadas.

Cuento…

Los alumnos de la Maestra González en la Academia Bridges de Oakland usan tablitas para hacer sus propios cálculos para aprender la multiplicación. Foto: Zaidee Stavely

Los alumnos de la Maestra González en la Academia Bridges de Oakland usan tablitas para hacer sus propios cálculos para aprender la multiplicación. Foto: Zaidee Stavely

Despues del cuento, los niños sacan sus propias cajas llenas de libros, se ponen a leer, y luego platican en parejas sobre los personajes que encuentran. Pero dice Portugal que esta dinámica colaborativa cambia totalmente a la hora de aplicar los exámenes.

Portugal: Here we have students doing all this work in the book, really getting into the book, and using post its, and conversing with their partners, with the books in the middle, and then the test is all online, and there are no pages to turn. When students go to do the test, what I saw this year is that it was a different context, they didn’t think of it as a book so they didn’t apply their strategies.

(Traducción: Aquí tenemos a los alumnos haciendo mucho trabajo con los libros, leyendolos, tocandolos, escribiendo apuntes y conversando con sus compañeros, con los libros allí en medio, y luego el examen es completamente en Internet, y no hay páginas. Lo que vi este año es que los niños no veían el examen como un libro, así que no usaron sus estrategias para leer.

Además de ser aplicados por Internet, los exámenes son sólo en inglés, y según la maestra, es un inglés muy avanzado. Este año, los exámenes no contarán. ¿Pero el año que viene? Eso es lo que les preocupa, tanto a la maestra Portugal como a la maestra González.

González: En el pasado, lo que yo he visto mucho es, “oh, estos niños que no llegan a esta meta en las pruebas, ellos tienen que empezar con lo básico, ellos tienen que memorizarse sus tablas”. Y eso siempre ha me chocado. Como no respetando a nuestros niños y su capacidad intelectual. Porque ellos son tan inteligentes como otros niños que tienen más recursos en este país.

¿Cómo asegurar que las evaluaciones de Common Core tomen en cuenta la inteligencia de los niños cuya lengua  materna no es el inglés?

La próxima semana escucharemos de algunos padres de habla hispana que están aprendiendo más sobre los estándares comunes, para vigilar que se implemente con especial atención a las necesidades de sus hijos.

Para la Edición Semanaria de Noticiero Latino, yo soy Zaidee Stavely, en Oakland, California.

This entry was posted in Edición Especial: Educación Pública, Educación, Homepage Feature. Bookmark the permalink.

One Response to Common Core: Promesas y preocupaciones para los aprendices de inglés

  1. Dr. Haydee Montenegro said: Lei con gran admiracion el articulo sobre la ensenanza de matematicas usando pensamiento critico, en vez de memorizacion. Maestras como Laura Gonzalez ensenan a los alumnos habilidades que son generalizables a muchas otras areas de pensamiento, ademas de las matematicas. Felicidades, Laura!

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

  • Maria Flores: el programa empezó con el gobernador . Él se dio cuenta de que había mucha diferencia y buscó como mejorarlo.
  • Maria Flores: claves del éxito son entrenamiento e incentivos a los maestros y traducción de los materiales al español y navajo
  • Maria Flores: en 2013 hemos graduado al 53% de los latinos y el 43% saca más de un 3.0 GP.

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo