Estudios confirman que comer o preservar la salud, es el dilema de los campesinos latinos

Campesinos en campos de cultivo de Salinas, California. Foto: www.slate.com

Campesinos en campos de cultivo de Salinas, California. Foto: www.slate.com

De la redacción

Como hemos publicado consistentemente, incluso desde antes de la aparición del Covid-19, con el uso de pesticidas y otros peligros que enfrentan los trabajadores agrícolas en los campos de Estados Unidos, a medida que avanza la pandemia un dilema existencial va cobrando perfiles cada vez más definidos para ellos: o cuidan su salud -y eventualmente su vida-, o comen.

¡Son los trabajadores esenciales! Si enferman, tras exponerse a contraer el coronavirus en el sitio de trabajo, por carecer de estatus migratorio legal y con la intensa persecución que sufren de los agentes de Inmigración, temen acudir a una clínica.

Según Centro de Investigación Pew, a medida que la economía de la nación se contrajo en los últimos meses por la pandemia, el desempleo en los latinos aumentó a una tasa récord. Particularmente entre las mujeres. En general esta tasa sigue siendo más alta que en su contraparte estadunidenses.

“El brote de coronavirus ha dañado significativamente las finanzas de los latinos en Estados Unidos”, dice Pew.

Por su parte, el sindicato de Trabajadores Agrícolas, la UFW calcula que “el 70 por ciento de los trabajadores agrícolas en la región del valle central de California”, donde se produce una cuarta parte de los alimentos que se sirven en la mesa de los estadunidenses, “está en el país sin autorización de trabajo”. Esto implica que no tienen acceso a ayudas de desempleo estatales o federales, y si optan por cuidar su salud y la de sus familias se arriesgan a perder el sustento.

“La necesidad de trabajar fuerza a algunos a ignorar su exposición al COVID-19… La gente tiene miedo a ir al médico, al hospital. No va a sus visitas mensuales al doctor porque teme que el resultado va a ser COVID-19”, explica Hernán Hernández, director ejecutivo de California Farmworker Foundation, una organización sin fines de lucro que ofrece recursos y servicios a los trabajadores del campo.

La tasa de infecciones entre los trabajadores latinos “es superior a la del resto del país… la comunidad se ha visto dañada además de una forma desproporcionada por la crisis económica asociada a la pandemia”, reportó el martes el Pew Research Center.

En tanto, a medida que Estados Unidos fue cerrando su economía a causa del COVID-19, “la tasa de desempleo para los trabajadores latinos fue aumentando; del 4.8% en febrero a un pico del 18.5% en abril. Pero en junio volvió a caer al 14.5%”. Esto, dice la fuente, “excede los niveles de la Gran Recesión de 2007-2009”.

Siguiendo con estos datos, las mujeres latinas han experimentado un aumento especialmente pronunciado en su tasa de desempleo, del 5.5% ¡al 20.5%! entre febrero y abril de 2020. Mientras que para los hombres latinos el aumento fue del 4.3% al 16.9% durante el mismo periodo.

Entre tanto, la tasa de desempleo de los trabajadores latinos nacidos en Estados Unidos fue del 15.3% en el mes de junio. Ese mes fue más alta que la de los latinos nacidos en el extranjero (13.5%), después de que ambos grupos alcanzaron una tasa máxima del 18% en abril.

Expertos de la Casa Blanca señalaron hace días a 9 ciudades y al valle central de California como los nuevos brotes o zonas rojas del coronavirus. Los doctores, Deborah Birx y Anthony Fauci advirtieron el aumento de casos positivos en Baltimore, Atlanta, Kansas City, Portland, Omaha (Nebraska), Boston, Chicago, Detroit, Washington D.C. y California, lo que puede llevar, dicen, a una oleada de contagios, hospitalizaciones y muertes.

Vale anotar que en los últimos 10 días consecutivos los nuevos casos de Covid-19 han sido mayores a los 53 mil diarios. Tan sólo en julio hubo un aumento de 1.3 millones de nuevos casos en Estados Unidos, alcanzando casi los 5 millones de casos y más de 160 mil muertes. “Innecesariamente”, dice la cadena MSNBC. Y agrega que si combinamos todos los casos de coronavirus en Europa, Corea, Japón, Australia y Canadá, Estados Unidos tiene 5 veces más casos que los de todos esos países juntos.

Respecto a los trabajadores latinos de California el gobernador Gavin Newsom ha prometido una ayuda de 52 millones de dólares al Valle Central para pruebas de coronavirus y seguimiento de contactos, “con el ambicioso objetivo de frenar la expansión del virus por la región”.

A mediados de abril, dijo Newsom, “el estado llegaría a un acuerdo con grupos filantrópicos para ofrecer alivio a catástrofes de los inmigrantes indocumentados, que se enfrentan al coronavirus y no pueden beneficiarse de otros programas de asistencia por la pandemia”, reportó por su parte la cadena Telemundo, en el primero de una serie de reportes conjuntos con NBC News.

Newsom ha firmado una orden para que los trabajadores esenciales, entre ellos los del campo tengan dos semanas de paga adicional por baja por enfermedad. El estado se ha aliado además con los comisionados de agricultura del condado para ayudar a distribuir 12.6 millones de mascarillas quirúrgicas entre los empleados agrícolas, además de otros equipos de protección personal.

El director ejecutivo de California Grapery está intentando asegurarse de que los empleados cobren las horas de trabajo perdidas. “Pero miles de trabajadores indocumentados diseminados por esta región agrícola, vulnerables y mayoritariamente latinos, sufren un miedo intenso y son reacios a reportar si se contagian de COVID-19, aunque algunos doctores incluso les prometan que no se lo dirán a nadie”■

Nota Relacionada:

Infections ravage rural Central Valley counties

This entry was posted in Coronavirus/COVID-19, Economía, Homepage Feature, Salud. Bookmark the permalink.