Claroscuros de la nueva Ley AB5 de California

Choferes de Uber y Lyft piden en la manifestación que pase la Ley AB5.

Choferes de Uber y Lyft piden en la manifestación que pase la Ley AB5.

De la redacción

Una nueva e innovadora legislación de California impedirá a empresas considerar a sus empleados como contratistas independientes en lugar de trabajadores formales o asalariados. Aprobada por el Senado y la Asamblea estatal, este miércoles fue firmada por el gobernador Gavin Newsom y entrará en vigor el 1 de enero de 2020. A partir de ahora, se contempla un periodo de observación y discusiones que vence el próximo 13 de octubre, para aclarar y resolver potenciales controversias. La medida, que comenzó en California y podría extenderse a nivel nacional presenta distintos matices, algunos en perjuicio de varias profesiones y oficios, entre los que se hallan numerosos inmigrantes, siendo los más perjudicados los indocumentados. Se cree que el tema tendría lugar en las plataformas de los candidatos presidenciales en 2020.

Como hemos informado en estas mismas páginas, la Ley AB5 de California es una legislación que entrará en vigencia en 2020 y que favorece a trabajadores independientes, considerados como contratistas; les torga los beneficios que marca la ley del ramo para los trabajadores formales, y contiene una lista de excepciones.

Entre los beneficiados de la nueva ley se hallan cientos de miles de trabajadores, como conductores de Uber y Lyft, DoorDash, correos de Uber Eats, Instacart y Postmates; Controladores de Amazon Flex; taxistas; traductores profesionales de documentos médicos y legales; propietarios de franquicias y más. La clasificación laboral tampoco está exenta de controversia.

En el programa de Línea Abierta del miércoles Rafael, un habitual radioescucha y transportista de oficio llamó de Modesto, California, para preguntar si la ley AB5 otorga beneficios a los de su gremio:


Miguel Santiago, Asambleísta demócrata de California en Los Ángeles. Foto: Asamblea Estatal.

Miguel Santiago, Asambleísta de CA. Foto: Asamblea Estatal.

Invitado de Línea Abierta, el asambleísta demócrata de California, Miguel Santiago explicó el contenido de dicha ley a la audiencia y a Chelis López, la conductora del programa. También distinguió al trabajador formal del ‘contratista independiente’, que no goza de beneficios laborales por parte de la empresa para la que trabaja; como atención médica, pago de impuestos sobre la nómina, días libres, vacaciones, etcétera, ni se le permite ser parte de un sindicato que defienda sus derechos laborales.

Escuche:

Gilda Valdez, SEIU, Local 721, Los Ángeles, CA. Foto: www.scvnews.com.

Gilda Valdez, SEIU, Local 721, Los Ángeles, CA. Foto: www.scvnews.com.

Gilda Valdez, Jefa de Personal de la Unión Internacional de Empleados de Servicio (SEIU) en Los Ángeles, consideró la AB5 como una gran victoria laboral. Y sostuvo que la mala clasificación de los trabajadores termina lesionando sus derechos laborales, conquistados a través de la lucha sindical.

Para ser definido como trabajadores formal, la AB5 utiliza como estándar legal la prueba “ABC”, en base a tres criterios: a) si realiza tareas bajo el control de una empresa; b) si su trabajo es parte integral del negocio de la empresa, y c) si en ese mercado no es dueño de una empresa independiente.

En cuanto a Uber y Lyft Valdez habló de una lucha que se dirime en la corte para mantener a los conductores como trabajadores independientes. Evaluó los pros y contras de la Ley AB5 para un 1 millón y medio de trabajadores en California, y adelantó que habrá pláticas en el futuro cercano para poder trabajar con flexibilidad ante las distintas posiciones.

Además, condenó a las corporaciones por lucrar con la ambigüedad en la definición legal del trabajador, tanto para no darle beneficios como para no reembolsarles gastos personales, como contratista independiente, que salen de su bolsillo; y por el lado de la AB5, señaló que si algunos trabajadorres que se convierten en enasalariados, no puede deducir de sus impuestos los gastos personales.

Escuche:

Gabriel Lerner, Editor en Jefe del La Opinión, Los Ángeles, CA. Foto: www. https://medium.com.

Gabriel Lerner, Editor en Jefe del La Opinión, Los Ángeles, CA. Foto: www. https://medium.com.

Por su parte Gabriel Lerner, Editor en Jefe del periódico La Opinión, de Los Ángeles, dijo a Línea Abierta no oponerse a la Ley AB5. En días recientes este periódico publicó un artículo de opinión, donde apoyan la ley, “solicitando también una exención, o lo que se convirtió después, una postergación de la aplicación de la parte de la ley que tiene que ver con la labor de pequeños medios de comunicación, como La Opinión”.

Lerner citó una posición de desventaja entre las grandes corporaciones con enormes recursos, como Uber y Lyft, frente a las pequeñas empresas que no pueden absorber el aumento en los costos, lo que va a repercutir en los trabajadores independientes o freelancers, pues las pequeñas empresas que los emplean van a tener que reducir posiciones. Y desglosó la interpretación de la ley respecto a dichos freelancers.

Escuche:

Madeline Ríos, traductora e intérprete. Foto: www.change.org.

Madeline Ríos, traductora e intérprete. Foto: www.change.org.

Madeline Ríos, traductora e intérprete certificada de español e inglés, señala que muchos de los trabajadores de este gremio no estaban muy de acuerdo con cierto contenido de esa ley. Afirma que desde hace tiempo han estado tratando de explicar a varios miembros de la Legislatura que los trabajadores de ese gremio, con la mayor concentración de inmigrantes entre todos los otros gremios, son profesionales y “tenemos que pasar exámenes bastante difíciles de aprobar; tenemos requisitos para la educación continua más estrictos que los que se aplican a cualquier otra profesión, a los que que sí se excluye de los requisitos” de la ley. Y dice que ellos tienen “una capacidad muy especializada”, por lo que cuando están trabajando independientemente, “tenemos que trabajar para docenas de diferentes compañías… En mi caso yo trabajo para más de 80 compañías al año”.

Entonces, agrega, “cuando hablan acerca de que con el cambio, de ser independiente a ser empleado supuestamente vamos a tener seguro de salud, pensión, vacaciones y cosas por el estilo… Eso no es cierto”. Y reclama el derecho a darse a conocer como un negocio, “donde los gastos se pueden deducir de los impuestos. “Y uno paga sus impuestos en base a sus ingresos netos. Ahora, con esta nueva ley vamos a estar grabados conforme a nuestros ingresos brutos, y no netos”. Ríos habló también del efecto la ley en la propiedad intelectual. Y lamentó el efecto que tendría en los inmigrantes indocumentados, “que sí pueden trabajar como contratistas independiente… son los que están más afectados por la ley,  ya no podrán, casi en absoluto ejercer su profesión”.

Escuche:

Download
This entry was posted in Economía y Trabajo, Homepage Feature. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo