CIW celebra con marcha y música 20 años de exitosa lucha por Comida Justa

Durante la celebración de los trabajadores de la CIW en San Petersburg. Foto: Cortesía de CIW

Durante la celebración de los trabajadores de la CIW en San Petersburg. Foto: Cortesía de CIW

Miles de trabajadores del campo descendieron este fin de semana sobre San Petesburg, un acaudalado enclave turístico de La Florida, para con un desfile y un concierto celebrar 20 años de lucha emprendida por la Coalición de Trabajadores de Immokalee (CIW), y los acuerdos obtenidos con mega corporaciones mundiales, con el fin de mejorar salarios y condiciones laborales para lograr una vida digna, a través del programa de Comida Justa.

Primera media hora de Línea Abierta:


En esta primera parte del programa de Línea Abierta, a propósito de la celebración de los 20 años de lucha de la Coalición de Trabajadores de Immokalee, CIW, Lupe Gonzalo invitada en este programa radiofónico de Radio Bilingüe, celebró que por primera vez las mujeres tuvieran una voz y pudieran denunciar sin represalias del empleador o de su personal, los acosos sexuales de los que con frecuencia suelen ser víctimas. También se refirió al buen funcionamiento del Programa por Comida Justa, que brinda protección a los trabajadores.

“Por primera vez nosotros podemos reportar esos abusos, y nadie, ningún supervisor, contratista o gente de la compañía tiene el derecho de pedir favores sexuales a cambio de dar trabajo a una mujer, porque muchas de las veces ese era el poder que ellos usaban”. Y es que anteriormente al hacer el reclamo, los encargados sabían quién se quejaba y ejercían represalias en su contra. “Y la parte más importante que como mujeres nos beneficia es que ahora hay consecuencias. “Nosotras ya no tenemos que vender nuestra dignidad en los surcos del tomate para poder alimentar a nuestra familia… y al final del día nosotras nos sentimos bien que hemos trabajado con respeto, y eso es algo que a nosotras como trabajadoras el programa nos ha dado”.

Otra de las ventajas ganadas, dice la invitada, es el tiempo que han recuperado para pasarlo con sus hijos. Y es que antes de la entrada en vigor del programa, los trabajadores se levantaban antes del amanecer para llegar a tiempo al trabajo, pues pasaban recogiendo a todos ellos y hasta que estaba lleno un autobús los llevaban al campo, afirma Lupe. Ahora, con el programa, checan tarjeta a la hora de entrar y a la hora de salir. “Por primera vez hemos tenido la oportunidad de desayunar con nuestros hijos”, dicen los trabajadores, o “he tenido la oportunidad de caminar con él hacia la escuela, y todavía tener tiempo de regresar con él y de ahí irme al trabajo”. Porque lo más grande, reitera Lupe, “no es sólo tener un mejor salario, sino tener más tiempo para pasar con nuestros hijos”.

Gerardo Reyes, coordinador de CIW es otro de los invitados al programa de Línea. Con motivo de la celebración en San Petersburg, participó de una marcha y un concierto que contó con la participación de las afamadas bandas musicales chicanas de Los Ángeles, Ozomatli y La Santa Cecilia, que fueron atendidas por miles de participantes.

“Nos encontramos en estos momentos celebrando 13 acuerdos con las corporaciones que hemos logrado traer a la mesa (entre otras Brand Yum!, propietaria de Pizza Hut, Taco Bell, Kentucky Fried Chicken; McDonalds, Burger King, Subway, Trader Joe’s, y varias cadenas de supermercados entre otras empresas consumidoras de tomate).

Con estos acuerdos los trabajadores ganaron más de 16 millones de dólares en 2013 para repartirlos directamente entre campesinos en unos 30 mil puestos de empleo en La Florida, pagándoles 1.3 centavos más por cada libra pizcada de tomate, lo que puede significar de 30 hasta 100 dólares extra en su cheque semanal, lo que puede llegar aumentar el salario de cada trabajador en ocasiones hasta en el doble de lo percibido.
Además instituyeron un código de conducta laboral para todas estas corporaciones que firmaron dicho acuerdo, que respeta la dignidad de los trabajadores y ejerce sanciones al acoso y abuso sexual de las trabajadoras, entre otras conquistas.

Reyes añade que “como trabajadores empezamos con un sueño… más de 900 quejas han sido recibidas a través del programa de Comida Justa, y todas han sido resueltas”. La inmensa mayoría de estas quejas han sido presentadas por mujeres y están relacionadas al acoso sexual, dice Reyes, y por primera vez se han hecho efectivas las consecuencias para los perpetradores de estos actos, cometidos por generaciones, quienes han sido despedidos, luego que los investigadores de un concejo formado ex profeso así lo determinan. Y estas personas han sido reportadas, de manera que no pueden volver trabajar más en ningún rancho ni compañía de la región.

“Entre otras de las quejas que puedo mencionar está el robo de sueldo. Los casos reportados son arreglados la misma semana para que el trabajador pueda recibir lo que le corresponde, señala Reyes. Además, los actos de represalias violentas han disminuido al mínimo. En casos como estos, dice el organizador de CIW, “Hemos logrado que los rancheros reúnan a sus contratistas y supervisores, y hayan tenido que pedir disculpas públicas” frente a los trabajadores maltratados. Y ahora tienen que animar a sus propios trabajadores a que se quejen de regaños o abusos injustificados.

En el discurso de celebración de los 20 años de lucha de la coalición Gerardo Reyes anunciaba que la lucha todavía no había acabado, que la ocasión era para celebrar: E hizo un llamado a la unión, más que nunca antes, de los trabajadores de Immokalee, en claro mensaje a los que todavía piensan que pueden pisotear la dignidad de los trabajadores. Y recordó que aunque los trabajadores son pobres y tal vez muchos de ellos no fueron a la escuela, ya que provienen de las comunidades más abandonadas de sus respectivos países, aun así, “tenemos la habilidad de soñar, y sabemos que no estamos solos. Los invitamos a seguir soñando, y a trabajar juntos. Sabemos que ganaremos contra Publix, contra Wendy’s (cadena de supermercados y de comida rápida que no han firmado el acuerdo, que atacan ya con campañas regionales y nacionales de boicot), y contra la indiferencia, de todos aquellos que piensan que el trabajador agrícola no vale lo mismo que otros seres humanos”.

Respecto a los acuerdos más recientes, con Walmart propagaba Reyes durante la celebración, las protecciones existentes en La Florida se extenderán por toda la costa este de EU, hacia otros estados como Georgia, Carolina del Norte, Maryland, y eventualmente se expandirán también hacia otros cultivos diferentes al tomate, como el chile, el pepino y la fresa. Y anunciaba la unión de trabajadores de otras regiones de la geografía, como Vermont, Texas, Nashville, para aprender los métodos de lucha de la coalición. “Les damos la bienvenida a todos nuestros hermanos trabajadores hoy. Y nos comprometemos a estar junto con ellos, para que juntos logremos construir una sociedad de los Estados Unidos donde el trabajador agrícola, de la construcción o de las lecherías…, que todos como trabajadores seamos reconocidos”.

Reyes le recordó a esa audiencia que había mucho trabajo por hacer todavía. “Pero todavía tenemos que bailar. Así que, a bailar se ha dicho, y a todos, muchísimas gracias por estar aquí. El futuro nos pertenece, y lo seguiremos escribiendo juntos”■

Foto de la portada: del sitio web de CIW

Prograqma compelto de Línea Abierta (03/23/15):

This entry was posted in Economía, Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.