La audacia de madre deportada posibilita el reencuentro con sus hijas en EE UU este Día de las Madres

Myrna Lazcano Olivares y sus dos hijas Michelle y Haydi. Mirna es madre migrante que fue deportada en 2013 a Méixico, a pesar de tener dos hijas nacidas en Estados Unidos. En marzo de 2016 se unió a la Caravana por la Paz, la Vida y la Justicia y decidió entregarse a las autoridades migratorias estadunidenses en un intento más por estar otra vez con sus hijas. Foto: Vimeo.

Myrna Lazcano Olivares y sus dos hijas Michelle y Haydi. Myrna es una madre migrante que fue deportada en 2013 a Méixico, a pesar de tener dos hijas nacidas en Estados Unidos. En marzo de 2016 se unió a la Caravana por la Paz, la Vida y la Justicia, y decidió entregarse a las autoridades migratorias estadunidenses en un intento inteligente y audaz para estar otra vez con sus hijas. Foto: Vimeo.

De la redacción

La historia que escucharemos aquí es una de esas que habla de la audacia de una madre mexicana tras haber llegado a vivir en este país ‘sin papeles’ y haber tenido a dos hijas estadunidenses y luego de ser deportada, logra ingeniarselas para reingresar a Estados Unidos y celebrar el dia de las madres con sus hijas. Pero al ser deportada, esta mujeres se vio ante el dilema de escoger si llevarse con ella a sus hijas o dejarlas en este país para garantizarles un futuro, ya sea por la falta de garantías por la violencia que impera en México, o simplemente por la falta de oportunidades. Este programa de Línea Abierta que aquí reseñamos es un reconocimiento a la audacia y valentía de esta ejemplar mujer.

Hay mujeres que movidas por un sueño de superación o tal vez huyendo de la violencia física y económica de su país, deciden dejarlo todo, cruzar la frontera y venirse a Estados Unidos en busca de una mejor vida para ellas y sus familias. Pero veces este sueño suele ser breve, pues luego de una primera estadía son deportadas de la noche a la mañana y de manera apresurada deben tomar una dolorasa decision de llevarse consigo a sus hijos o dejarlos en este país para que base de esfuerzos y sacrificios puedan ser alguien en la vida.

Tal es el caso de la señora Myrna Lazcano Olivares, cuya odisea platica en este programa de Línea Abierta, donde constata que el amor por sus hijas la llevó a tmar una peligrosa y audaz decisión de mezclarse con la gente de una caravana y cruzar sin papeles la frontera. Y aunque fue descubierta en el lance, la suerte estivo de su lado, también la solidaridad activistas y defensores de los inmigrantes, y en particular de los indocumentados.

Luego de ser deportada a México, vivir más de dos años allá sin sus hijas Myrna Lazcano Olivares regresó por sus fueros y con argucia pudo cruzar la frontera para reunirse con sus hijas, con quienes hace unos días celebró el Día de las Madres en la ciudad de Nueva York. La dolorosa ausencia de sus hijas adolecentes la impulsó a tomar la decisión de lanzarse a cruzar la frontera a bordo de un autobús donde viajava la Caravana por la Paz, la Vida y la Justicia, se mezcló con los activistas transnacionales que viajaban en ella y logró llegar a Estados Unidos. Ahora Myrna continúa en Nueva York, donde se desempeña como trabajadora de limpieza, vive con su esposo y sus dos hijas, Michelle, ahora de 17 años, y Haydi, de 11. Dice que vive llena de gratitud, aunque también con temor a perder de un momento a otro sus protecciones legales; es decir, en un estado de incertidumbre existencial.

Mujer de una familia migrante besa aun bebé en la línea fronteriza a done llegaron a pedir asilo en la frontera de San Ysidro, California y Tijuana. Foto: WNPR.

Mujer de una familia migrante besa aun bebé en la línea fronteriza a done llegaron a pedir asilo en la frontera de San Ysidro, California y Tijuana. Foto: WNPR.

En  2016 Myrna cuenta que en una ocasión en que estaba a punto de reingresar a Estados Unidos, explicaba los sufrimientos que tuvo que pasar tras no ver a sus hijas durante casi tres años:

“Soy migrante retornada, deportada, pero no soy resignada. Porque una madre nunca se cansa de agotar todos los recursos para estar con sus hijos”, le dijo Myrna a Chelis López en este programa de Línea Abierta que ella conduce y que fue transmitido ayer lunes a propósito del pasaedo Día de las Madres.

En el enlace de abajo Myrna cuenta sobre su dolorosa y humillante experiencia cuando fue deportada.

Escuche:


Myrna fue removida de este país en 2013, y estuvo presa durante un mes en un centro de detención en la frontera. Allí fue humillada al ser encadenada y trasladado a la vista de todos como si fuera una criminal,  dijo, para finalmente ser deportada a México con todo y sus dos hijas. Entonces la vida se tornó peligrosa para la familia, con constantes amenazas de muerte a través del teléfono, y viviendo otros temores que terminaron por afectar la salud mental de las niñas, a quienes tuvo que enviar de regreso a Estados Unidos, donde habían nacido, “para poder ponerlas a salvo de los peligros”, sólo que iban a vivir sin su madre, que se tuvo que quedar en México por haber sido deportada.

Fue sobre todo la angustia, dice, de hallarse separada de sus hijas pequeñas y enfrentar su resentimiento cuando volvió a verlas, porque las niñas percibieron la separación como un inexplicable abandono de su madre. Pero luego vino el reencuentro, y ahora en Nueva York están tratando de enderezar sus vidas. Y también cuenta de las imágenes que persisten en su memoria, traumáticos pasajes como cuando al acercarse a la frontera con la caravana para atreverse a reingresar a Estados Unidos sin papeles fueron amenazados por agentes policiales de la Inmigración que les apuntaban con sus rifles desde el lado estadunidense de la frontera.

Pero esta historia contada por Myrna habla también de la solidaridad de muchas personas de buena fe, que le han tendido la mano a ella y otras tantas mujeres en su situación, hacia quienes ddice que se siente muy agradecida. “Porque solos no podemos”. Con todo, Myrna piensa que por todo este dolor causado por la deportación, “siento que debe haber una reparación de daños”.

Escuche:

Migrantes centroamericanos Cruzan la frontera de México en su trayectoria hacia EEUU en busca de asilo. Foto: http://freeamericanetwork.com.

Migrantes centroamericanos Cruzan la frontera de México en su trayectoria hacia EEUU en busca de asilo. Foto: http://freeamericanetwork.com.

Ahora, el permiso de estadía temporal de Myrna Lazcano en Estados Unidos se vencerá pronto, y esto vuelve a ser motivo de extrema preocupación para esta mexicana ejemplar. Sin embargo, tiene la esperanza puesta en que le renueven el permiso que acaba de solicitar. No obstante, la idea de tener que volver a México sin sus hijas otra vez, si no logra arreglar su situación migratoria, le asalta a cada momento, dice, llenando su existencia de inquietud.

¿Qué les dice Myrna a tantas otras madres que se ven en situación similar a la de ella, que han tenido que cruzar la frontera de regreso a su país de origen dejando atrás lo más preciado, sus hijos?: “Hay que insistir, hay que persistir, y a veces resistir pero nunca desistir”.

Escuche:

Download
This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>