California y no Washington a la vanguardia en la preservación del aire

De la redacción

La contaminación atmosférica del smog en Los Ángeles se eleva con el calor. Foto: Time Magazine.

La contaminación atmosférica del smog en Los Ángeles se eleva con el calor. Foto: Time Magazine.

Una peculiar confluencia de historia, precedentes y desafíos legales a las regulaciones oficiales sobre medio ambiente han dado a California autoridad única para escribir sus propias reglas de contaminación del aire. Y debido a que otros 12 estados ahora siguen los estándares de California, el estado se encuentra en una posición extraordinaria para organizar lo que hasta ahora ha sido un amotinamiento de reglas, que arrastra incluso a gran parte del mercado de automóviles del país, dice The New York Times.

Esto, aunque el gobierno de Trump hace lo posible por aparentar que controla la política climática en Washington, y sin embargo el verdadero regulador ambiental, el más dinámico del país está en California, con la figura de Mary D. Nichols, que a sus 72 años de edad es la encargada oficial de establecer las regulaciones de la calidad del aire. Ella está llevando a cabo una agenda con acciones ambientales y climáticas de largo alcance, y no dejará –dice- que la administración Trump se interponga en su camino.

Porque como presidenta de la Junta de Recursos del Aire de California (CARB), la Sra. Nichols es el ejecutor de facto del paso más grande que Estados Unidos ha tomado para combatir los efectos del cambio climático: los estándares adoptados bajo la administración de Obama que mandaron un corte profundo en las emisiones de monóxido de carbono a los 190 millones de automóviles de pasajeros que circulan en las carreteras de Estados Unidos. Juntos, esos vehículos emiten regularmente más gases que calientan la tierra que las centrales eléctricas del país, sostiene la fuente.

No obstante, a petición de los principales fabricantes de automóviles, la Agencia de Protección Ambiental (EPA) abrió oficialmente el mes pasado una revisión de dichas normas ambientales. Este movimiento fue visto como el preludio a un relajamiento de esos objetivos, que requieren de la nueva producción de automóviles se duplique el ahorro de combustible produciendo nuevos autos y camiones más ligeros antes de 2025.

Lea la nota completa:

U.S. Climate Change Policy: Made in California

This entry was posted in Homepage Feature, Medio Ambiente. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Más Noticieros

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo