Aumentan partículas que podrían causar cáncer en el agua del East Bay

La planta de tratamiento de aguas residuales de EBMUD en La Bahía es más que una planta de tratamiento, es una fábrica verde. Foto: East Bay Municipal Utility District

La planta de tratamiento de aguas residuales de EBMUD en La Bahía es más que una planta de tratamiento, es una fábrica verde. Foto: East Bay Municipal Utility District

California tiene una bien ganada reputación como lugar donde la innovación y la invención son ingredientes clave para el éxito económico del estado, dice hoy la publicación San Francisco Gate. Es la sexta mayor economía del mundo, y lidera al país en una amplia gama de campos que incluyen la tecnología, el entretenimiento y agricultura, de tal suerte que California muy bien pudiera estar marcando el ritmo para el resto del país en el campo de la energía limpia y sostenible.

De la redacción 

Compuestos causantes de cáncer se hallan en aumento en el agua potable del este de La Bahía de San Francisco (East Bay), y en los últimos años estos han aumentado considerablemente. De acuerdo con informes de la agencia municipal, East Bay Municipal Utility District, “en algunas áreas el agua está cerca de violar un estándar federal de salud pública”, señala The Mercury News.

Por otro lado, las amenazas del calentamiento global no pueden ser minimizadas. California vive actualmente una sequía histórica “que ha secado las colinas, ha secado lagos y ha dejado las montañas sin nieve”, afirma por su parte el SF Gate. Últimamente sin embargo se han registrado fuertes lluvias. Pero “2016 está en camino de ser el año más cálido registrado, y el aumento del nivel del mar amenaza la viabilidad a largo plazo de muchas de las comunidades costeras”.

El asunto no es trivial, y mucho menos menor. Según la fuente, los responsables de la calidad del agua en la zona habrían dicho que la sequía es al menos en parte responsable del aumento de contaminantes llamados trihalometanos o THM, “un subproducto del cloro usado para matar gérmenes que reaccionan con materia orgánica natural en el agua”. Los bajos flujos y las temperaturas calientes en la sequía llevaron a más impurezas en el agua, y aceleraron su formación en subproductos dañinos.

A fin de encarar el problema hace una década California aprobó la Ley de Soluciones para el Calentamiento Global, “una ley revolucionaria para combatir el calentamiento global y reducir dramáticamente las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI)”, sostiene el Mercury. Dicha ley es también conocida como la AB 32, y fue “el primer  programa en el país en adoptar un enfoque comprensivo y a largo plazo para abordar el cambio climático”, buscando hacerlo al tiempo que se mantiene la robusta economía californiana.

No obstante, según funcionarios municipales de San Francisco, citados por la fuente, las concentraciones de contaminantes en el agua del este de La Bahía son cada vez más altas de lo que habían sido en casi los últimos 20 años, y más altas que una meta interna del distrito, concerniente a los riesgos para la salud, dijeron.

“Vemos un aumento constante de los THM. Tenemos un problema “, declaró este martes al Mercury Brett Kawakami, gerente de tratamiento y distribución del Distrito, dirigiéndose a un comité del agua en el Consejo Municipal. “Las lecturas de THM en dos áreas se están acercando al nivel máximo de contaminantes”, en el cual las violaciones obligan a las autoridades a emitir un aviso de alerta para la salud pública.

Dos de las áreas más afectadas por el aumento de dichas partículas cancerígenas se hallan en algunas secciones de Lafayette y en parte de las colinas de Berkeley. “Pero el nivel de contaminantes está en aumento en todo el Distrito”, advirtieron las autoridades:

“El agua es segura para beber”, dijo la portavoz del Distrito, Jenesse Miller, “pero hemos identificado un problema a largo plazo con nuestra agua, que preocupa por los riesgos al consumirla durante toda una vida”.

El Distrito propone probar el uso de cuencas de sedimentación y tanques clarificadores para tratar el agua. Pero las autoridades municipales, sostiene la fuente, dicen que para lidiar con el problema el Distrito está considerando gastar millones de dólares en refinar los procedimientos de tratamiento del agua, o cambiar el equipo en algunas plantas.

Y debido a que el agua Mokelumne que obtiene el Distrito de Sierra es de tan alta calidad, que “el distrito no ha construido plantas de tratamiento elaboradas e involucradas como muchas otras agencias que usan rutinariamente gas ozono y capas profundas de carbón activado granular” para filtrar y tratar el agua.

Y es que la sequía puso de manifiesto la vulnerabilidad del distrito de varias maneras, sostiene el Mercury. “Las temperaturas cálidas y los bajos flujos de agua aceleran la formación de algas y pequeños organismos orgánicos en el embalse de Pardee, donde el agua del distrito de Sierra se canaliza hacia el East Bay”.

Las temperaturas más cálidas también aceleraron la formación de contaminantes y provocaron que el cloro se disipase más rápidamente, lo que llevó a las agencias de agua a añadir más cloro en los tanques y tuberías, y generó más THM.

Una solución al problema económico la está proponiendo la compañía PG & E, que anunció recién ser “el primer proveedor de energía en el estado en apoyar la AB 32”, y que ha estado a la vanguardia “en la implementación de nuevas tecnologías y programas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero”.

Esta forma de enfrentar el tema de la inversión, con financiamiento privado y del gobierno pertenece a la tradicional política innovadora de California, y puede ser una buena solución para hacerle frente al importante problema del calentamiento global y de la contaminación, en este caso del agua, concluye el SF Gate.

This entry was posted in Homepage Feature, Medio Ambiente. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Más Noticieros

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo