Aumenta el número de latinos desamparados en Los Ángeles

Emilio López, inmigrante de Malacatán, San Marcos, Guatemala, se sienta en el mismo banco que se sentaba con su esposa antes de que ella muriera. Foto: Heidi de Marco.

Emilio López, inmigrante de Malacatán, San Marcos, Guatemala, se sienta en el mismo banco que se sentaba con su esposa antes de que ella muriera. Foto: Heidi de Marco.

El Condado de Los Ángeles es una de las regiones con el mayor número de personas sin hogar en Estados Unidos. A pesar de las medidas tomadas por las autoridades locales, las personas que terminan en situación de calle siguen aumentando, muchos de ellos latinos. Heidi de Marco platicó con uno de ellos y nos cuenta la tragedia que devastó su vida y lo dejó en el desamparo, y nos entrega su reporte desde Los Angeles.


La repentina muerte de su esposa sumió a Emilio López, un inmigrante guatemalteco, en una profunda depresión.

Cuando ella falleció, pues, se vino todo abajo

El vendedor ambulante de 76 años, sufre de problemas de visión, diabetes y un dolor debilitante en las piernas.

Había veces que ella me ayudaba a caminar. Ella me ayudaba a pagar el departamento y con lo poquito que yo ganaba pos allí reunimos para la renta y para comer

Quince días después de que falleciera su esposa, Emilio se encontró viviendo en el Parque MacArthur, el mismo parque donde hacía un mes él y su esposa vendían fruta. Con la vista agotada, sin trabajo y sin la ayuda de su esposa no pudo pagar la renta, de 750 dólares.

Perdí el departamento, no me quedó otra opción que irme a la calle

Emilio López pasea por el pueblo una vez al día. “Yo casi no salgo. Me siento muy deprimido a veces”. Foto: Heidi de Marco.

Emilio López pasea por el pueblo una vez al día. “Yo casi no salgo. Me siento muy deprimido a veces”. Foto: Heidi de Marco.

Como Emilio hay casi 29 mil latinos sin hogar en el condado de Los Ángeles, según datos oficiales. De 2020 a 2022 el número aumentó el 26 por ciento. Ahora representan aproximadamente el 44.5% de la población sin vivienda en el condado.

Eso no le sorprende a Melissa Chinchilla, investigadora de la Universidad de California en Los Ángeles, a pesar de que históricamente era menos probable que terminaran en la calle.

Antes del covid 19, muchos hogares latinos ya estaban viviendo al límite de sus ingresos

La investigadora dice además que aunque es muy común que los latinos compartan sus hogares para ayudarse con la renta, la situación económica sigue muy difícil; y muchos tienen altas probabilidades de perder sus viviendas. Este riesgo es peor para las familias inmigrantes, que temen solicitar ayuda del gobierno, dice Chinchilla.

Porque las personas piensan que esto pueden tener un efecto negativo para su estado migratorio en los Estados Unidos

Emilio López dice que su salud ha mejorado drásticamente, pero sigue batallando con su depresión. Foto: Heidi de Marco.

Emilio López dice que su salud ha mejorado drásticamente, pero sigue batallando con su depresión. Foto: Heidi de Marco.

Por esa razón Emilio nunca pensó en pedir ayuda. Los doce días que pasó en la calle fueron los más duros de su vida.

Estaba lloviendo fuerte. Yo tenía que taparme con un plástico y luego los chorros de agua… !Qué frio, santo Dios!

Recuerda vivamente cuando se rindió ante la muerte.

Lo peor, pensaba. Ya no tengo nada. A donde me toque, allí me voy a quedar. Pero bendito Dios, que cuando ya estaba muy malo, se preocuparon y llamaron a la ambulancia
En el hospital le dieron la atención médica que necesitaba, pero además le consiguieron un albergue para que se recuperara.

Ese día fue maravilloso para mí, fíjese. Fue cuando me trajeron para acá. Y aquí ya llevo 4 meses

El Pueblo de Atención Restaurativa tiene 96 camas y está en el vecindario de Boyle Heights. Es parte de una red de 26 centros del Condado: Vivienda Para la Salud.

Emilio López comparte un cuarto con cuatro personas. “Tengo un locker donde tengo todas mis cositas como mi ropa, mi medicina, mis lentes”. Foto: Heidi de Marco.

Emilio López comparte un cuarto con cuatro personas. “Tengo un locker donde tengo todas mis cositas como mi ropa, mi medicina, mis lentes”. Foto: Heidi de Marco.

Yancy Martinez es la supervisora:

Y cuando las personas terminan en el hospital y no tienen vivienda no podemos enviarlas de regreso a las calles

Con este innovador proyecto, el condado de Los Ángeles responde ante la seria crisis de vivienda y de salud pública que está llevando a decenas de miles a terminar en la calle con depresión, enfermedades mentales, adicciones, discapacidad y otras condiciones de vida inestables.

Las personas se pueden quedar con nosotros por el tiempo que necesiten, hasta que estén estables y podamos crear un plan para ellos, para moverse a una vivienda permanente no importa si están documentados o no están documentos

Saber eso fue un gran alivio para López. Ahora cuenta con cuidado médico y su diabetes está bajo control; y está siendo tratado por su depresión.

Estas son las medicinas que me tomo. Es una bendición de Dios venir a este lugar, porque yo pensaba pasar el resto de mi vida en la calle

Sin embargo, el futuro de López es incierto. A pesar de haber trabajado 55 años. No tiene papeles ni beneficios de desempleo o de retiro. Y nadie lo espera en Guatemala.

Para la Edición Semanaria de Noticiero Latino, desde Los Ángeles, Heidi de Marco.

Heidi de Marco: @heididemarco en Twitter e Instagram.

Escuche la Edición Semanaria Completa:

Download
This entry was posted in Economía, Homepage Feature, Inmigración, Inmigrantes. Bookmark the permalink.