Ataca Trump programa de cupones de comida

De acuerdo con la ley federal y la política del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, esta institución tiene prohibido discriminar por motivos de raza, color, nacionalidad, sexo, edad, religión, creencias políticas o discapacidad. Foto: www.fredericksburgva.gov.

De acuerdo con la ley federal y la política del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, esta institución tiene prohibido discriminar por motivos de raza, color, nacionalidad, sexo, edad, religión, creencias políticas o discapacidad. Foto: www.fredericksburgva.gov.

De la redacción

El presidente Trump reveló un plan que afectaría al programa de asistencia alimentaria, popularmente conocido como los cupones o estampillas de alimentos, que endurece los requisitos para obtener estos cupones: si usted quiere recibir dicha ayuda, tendría que mantener su puesto de trabajo.

La medida que anunció el presidente Trump para limitar la obtención de cupones de comida siguió la ruta de los poderes ejecutivos porque no pudo lograrse a través del Congreso. Y antecede a la firma del presidente un proyecto de ley de gasto de casi 870 mil millones de dólares para financiar los programas agrícolas de la nación, legislación que no incluye ningún cambio en los requisitos de trabajo.

En tanto, la medida del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) se produce apenas unas semanas después de que los legisladores aprobaran también una ley agrícola de 400 mil millones de dólares que reautoriza programas de agricultura y conservación que dejó prácticamente intacto el Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria, también conocido como SNAP o cupones de alimentos, y que sirve a aproximadamente 40 millones de estadunidenses.

La aprobación del proyecto de ley agrícola siguió a meses de tensas negociaciones para ajustar significativamente los requisitos de trabajo, tras los esfuerzos de la Cámara de Representantes en el Congreso y la negativa del Senado a aceptar esas disposiciones.

SNAP ya requiere que la mayoría de los adultos sin dependientes trabajen por más de tres meses durante un período de tres años si recolectan cupones de alimentos. Las regulaciones del USDA exentan a los estados para renunciar al requisito, en áreas con tasas de desempleo del 7 por ciento por encima de la tasa nacional, que se sitúa en el 3.7%.

En la actualidad, los adultos sin discapacidades de 18 a 49 años de edad y sin hijos deben trabajar 20 horas a la semana para mantener sus beneficios de SNAP.

El proyecto de ley de la cámara baja extendería la edad de los beneficiarios sujetos a requisitos de trabajo, de 49 a 59 años, y exigiría que los padres con hijos mayores de seis años trabajen o participen en programas de capacitación laboral. Esta medida también buscó limitar las circunstancias en las que las familias elegibles a otros programas de pobreza pueden ser automáticamente elegibles para SNAP.

De acuerdo con los últimos números de USDA, aproximadamente 2.8 millones de personas sin discapacidad con una persona enferma a su cargo no estaban trabajando en 2016. Unas 755 mil viven en áreas que pueden perder dichas exenciones. Éstas serían válidas por un año y requerirían que el gobernador de un estado apoye la solicitud.

No obstante, ninguna de esas medidas llegó a la ley final del presupuesto agrícola, a pesar de haber sido respaldadas por Trump. Ahora la administración federal está utilizando la creación de medidas regulatorias para intentar reducir la escala del programa SNAP.

Pat Roberts, senador republicano del estado eminentemente agrícola de Kansas, y Presidente del Comité de Agricultura dijo que su oficina aún estaba evaluando el plan, pero que dar flexibilidad a la administración Trump en las exenciones puede haber sido crucial para asegurar el apoyo a la ley agrícola.

“No estoy seguro de que hubiéramos podido obtener un proyecto de ley agrícola si no hubiéramos permitido que la administración lo manejara de la manera que ellos creen que es la mejor forma de hacerlo”, dijo Roberts, y agregó que espera un período de comentarios públicos.

De acuerdo con el Centro de Prioridades de Presupuesto y Políticas del gobierno, que rastrea dichas exenciones, desde que la ley de asistencia social (Welfare) de 1996 entró en vigencia (firmada por Bill Clinton), todos los estados, excepto Delaware, han solicitado una exención de límite de tiempo en algún momento, dice la prensa.

Actualmente, el número de estadunidenses que reciben cupones de alimentos ha disminuido drásticamente, de unos 48 millones en 2013 a unos 40 millones en 2018, cuando la economía en general se recuperó y el desempleo cayó al 3l.7% aproximadamente, según estadísticas federales■

This entry was posted in Economía y Trabajo, Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.