Asalto de Trump a la inmigración, ¡en la boleta! Y el votante debe tener esto en mente al votar

Los migrantes esperan el acceso para solicitar asilo en los EE. UU. En el punto fronterizo de El Chaparral en Tijuana, México, el lunes 27 de noviembre de 2018. Foto: YouTube.

Los migrantes esperan el acceso para solicitar asilo en los EE. UU. En el punto fronterizo de El Chaparral en Tijuana, México, el lunes 27 de noviembre de 2018. Foto: YouTube.

De la redacción

“Si bien los candidatos presidenciales han ignorado en gran medida el tema de la inmigración en esta temporada de elecciones, la política de inmigración todavía estará en la boleta electoral este noviembre”: Ali Noorani.

Tres casos importantes en el expediente de la Corte Suprema mantienen el tema de inmigración en la boleta electoral de este año, aunque en los últimos días el presidente Trump no haya sido tan vocal, por lo menos de manera explícita, sobre su inherente odio a los inmigrantes como lo fue en 2016. Y su oponente demócrata, Joe Biden sólo ha tocado el tema de la inmigración cuando ha sido exigido.

Los referidos temas, sobre los que la Corte Suprema de Justicia se ha pronunciado durante el último año o dos, tienen que ver con la exclusión de los indocumentados en el censo; ya antes les había querido imponer el requisito de indicar su estatus migratorio al llenar el formulario del censo; o la financiación del muro fronterizo y todos sus oscuros movimientos financieros; y la política de asilo “permanecer en México”, un golpe de timón arbitrario y caprichoso contra las tradicionales leyes de este país, para terminar con una práctica que engrandecía internacionalmente a esta nación: sus leyes de asilo.

Por cierto que la entrada en vigor de esta política mantiene a los migrantes que vienen en busca de asilo, expuestos por más de un año a las inclemencias del clima y de los peligros de violencia y tortura, hacinados a la intemperie en condiciones insalubres junto con sus hijos pequeños, en tiendas de campaña apiladas en las banquetas de calles mexicanas pegadas a la línea fronteriza y a merced de un abanico de depredadores.

Ali Noorani, presidente y director ejecutivo del Foro Nacional de Inmigración, organización no lucrativa de defensa de la inmigración, dice hoy en su despacho diario que estas políticas de la administración Trump, que han aterrizado decenas de veces en tribunales, representan “las primeras etapas de un ataque de extrema derecha a la 14ª Enmienda”, señalando un artículo de The Boston Globe.

Y prueba su juicio es que “un argumento legal clave contra la orden del censo de Trump es el lenguaje precisamente de la 14ª Enmienda”, que se refiere expresamente a representar a la población estadunidense con “el número total de personas en cada estado… para propósitos de distribución”.

Y aquí la palabra clave es “Persona”; no dice residentes, o ciudadanos, o nativos. Dice: Personas. Noorani sostiene que la administración Trump quiere interpretar la constitución a su manera para que “otros en la extrema derecha le digan al público que los inmigrantes no cuentan”, que no son personas. Ya Línea Abierta de Radio Bilingüe a tratado a fondo este tema.

Y sostiene que el caso del censo es más complicado, porque el máximo tribunal “fijó ese caso para un argumento acelerado el 30 de noviembre de 2019, con el objetivo de emitir una decisión antes de la fecha límite del 31 de diciembre impuesta por la ley federal para tabular e informar al presidente los números totales del recuento del censo con fines de reparto”. Pues independientemente del resultado de las elecciones, Trump seguirá presidiendo el proceso en ese momento.

El Globe sostiene además que si por el contrario Trump gana la reelección y continúa aplicando sus políticas antinmigrantes, tendrá un aliado más en la Suprema Corte con su flamante nombramiento, la jueza Amy Barrett, quien “aunque no tiene una larga historia de jurisprudencia de la Ley de Inmigración, fue el voto disidente a principios de este año, en un fallo de 2-1 del Tribunal de Apelaciones del Séptimo Circuito, que suspendió parcialmente la regla de carga pública de Trump” con el argumento de que el presidente “ha optado por ejercer el margen de maniobra que le dio el Congreso” en virtud de la referida Ley de Inmigración.

Noorani concluye afirmando que “el impacto de los fallos de la corte podría ser radical, pero los jueces no pueden promulgar leyes de Inmigración. Ese es el trabajo de los funcionarios elegidos por el pueblo estadunidense. Y los votantes deben emitir su voto con esto en mente”■

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.