Aprueba el Senado acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá

Con el apoyo bipartidista, el Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá se aprobó en la Cámara el jueves, reemplazando el Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte por un margen bipartidista masivo. Foto: Vox.

Con el apoyo bipartidista, el Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá se aprobó en la Cámara de Representantes y hoy jueves el Senado de Estados Unidos, reemplazando el Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte de 1994 por un margen bipartidista masivo. Foto: Vox.

De la redacción

Con un voto bipartidista de 89 a 10 el Senado de Estados Unidos aprobó la implementación de la legislación para el acuerdo comercial revisado, Estados Unidos-México-Canadá (USMCA). La Cámara de Representantes ya había aprobado esta pieza legislativa, que hora será enviada al presidente Trump quien se espera que la firme la próxima semana para ser promulgada como la ley del ramo.

El Senado aprobó hoy jueves el acuerdo comercial revisado, Estados Unidos-México-Canadá, justo antes del inicio formal del juicio político que se le sigue al mandatario por abuso de oder y bstruccion del congreso.

Este acuerdo, conocido en Estados Unidos como USMCA y en México como T-MEC reelaboraría el Tratado de Libre Comercio de América del Norte de 1994, y hoy recibió el amplio apoyo de muchos demócratas y grupos laborales.

La votación se produjo sólo un día después de que Trump firmara un acuerdo comercial largamente esperado con China, dándole al presidente dos victorias comerciales en una sola semana. Y no obstante, estos triunfos del presidente ocurren en medio de un juicio de destitución del presidente republicano, marcando un sorprendente contraste.

Expertos afirman que la narrativa competitiva de un presidente que ha logrado grandes ganancias económicas mientras enfrenta acusaciones de delitos estando en el cargo puede terminar siendo un negativo legado con el que será recordado permanentemente Trump.

Con todo, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell calificó la aprobación del acuerdo como “Una gran victoria para Kentucky (su estado) y para los 50 otros estados… Una gran victoria para nuestro país. Una gran victoria para la administración Trump”.

Siguiendo los señalamientos de su líder, la senadora de Iowa y destacada defensora de la aprobación del acuerdo, Joni Ernst había declarado el martes en una conferencia de prensa, según The New York Times, que “Nuestros agricultores y ganaderos esperan que avancemos en esto… a la gente en casa no le importa lo que está sucediendo en esta burbuja que rodea la acusación –del juicio político-, simplemente quieren saber si estamos haciendo el trabajo que es importante para ellos “.

Como se supo en su momento, trabajando con sus homólogos del Senado un grupo de demócratas de la cámara baja pasó meses negociando un nuevo lenguaje que “finalmente fortaleció las disposiciones laborales, ambientales, farmacéuticas y de cumplimiento”. La duración de esas negociaciones llevó la votación de la cámara baja a diciembre, irónicamente menos de “24 horas después de que esa cámara votara para acusar a Trump por altos delitos y delitos menores”, señala la fuente.

Los legisladores inicialmente habrían sugerido que una votación del Senado sobre el pacto se retrasaría hasta después del juicio, que comenzó en serio este martes, y que eso “reduciría el tiempo del Senado para el trabajo legislativo”. Pero cuando la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata de California, Nancy Pelosi decidió retrasar el envío de los artículos de juicio político, “los senadores aprovecharon la oportunidad para avanzar en el pacto comercial”.

Entre tanto, “el papel descomunal” desempeñado por los demócratas de la Cámara de Representantes y sus aliados en el trabajo del juicio político contra Trump enfureció a algunos republicanos, incluido el senador Pat Toomey, “el oponente más franco del acuerdo, que se quejó de que el Senado fue “desplazado” en el proceso de destitución, dice por su parte The Washington Post.

México ya ha actuado para aprobar el T-MEC, y se espera que el parlamento de Canadá siga a Estados Unidos y apruebe el acuerdo en los próximos meses. Después de algunos pasos de procedimiento adicionales, se espera que el acuerdo entre en vigencia a finales de este año.

Los demócratas de la Cámara de Representantes habían pedido cambios sustanciales al borrador inicial de USMCA, y trabajaron directamente con el titular de la cartera de Comercio de Estados Unidos, Robert E. Lighthizer. Durante “meses de conversaciones secretas que se mantuvieron en gran medida incluso cuando la cámara baja avanzó para acusar al presidente”.

El nuevo acuerdo de Trump cementa el surgimiento del “comercio administrado”

Por su parte, los demócratas de la Cámara de Representantes señalaron las victorias “en un lenguaje ambiental y de cumplimiento más estricto, y protecciones para los trabajadores en México”, y eliminaron una disposición buscada por las compañías farmacéuticas que “habría garantizado 10 años de exclusividad en el mercado para una clase costosa de medicamentos llamados productos biológicos”, sostiene el Post.

Agrega: “Muchos sindicatos también se sintieron alentados por el acuerdo, que podría ayudar a evitar que los empleos estadunidenses y canadienses vayan a mercados con salarios más bajos en México o Asia”. Pero según el acuerdo recientemente aprobado, “al menos el 30 por ciento de los automóviles (y el 40% para 2023) deben ser fabricados por trabajadores que ganen 16 dólares por hora, que es “aproximadamente tres veces el salario de fabricación en México en la actualidad”.

Pero según el Times, para garantizar su apoyo al tratado la mayoría de los legisladores argumentaron que el acuerdo “marcó una mejora suficiente sobre el TLCAN original, que se aprobó por primera vez hace más de un cuarto de siglo■

 Miembros del Congreso y agricultores de Estados Unidos se manifiestan a favor del Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMCA) en el National Mall de Washington, DC el 12 de septiembre de 2019. Foto: Samira Bouaou/The Epoch Times.

Miembros del Congreso y agricultores de Estados Unidos se manifiestan a favor del Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMCA) en el National Mall de Washington, DC el 12 de septiembre de 2019. Foto: Samira Bouaou/The Epoch Times.

Aquí, algunas de las principales diferencias del nuevo tratado de libre comercio (USMCA-TMEC) con el antiguo TLCAN.

Datos tomados de la BBC / REUTERS / Wall Street Journal:

  • 1.- Mercado lácteo canadiense
  • El acuerdo preservará un mecanismo de solución de controversias comerciales que Canadá luchó por mantener para proteger su industria maderera y otros sectores de los aranceles de Estados Unidos.
  • El Capítulo 19 previsto en el TLCAN vigente permite que cualquiera de los tres integrantes del acuerdo pueda solicitar la conformación de paneles binacionales independientes cuando sientan que son víctima de decisiones comerciales desleales por parte de otro miembro del acuerdo.
  • En contrapartida, Canadá acordó brindar a los productores de lácteos de Estados Unidos acceso a un 3,5 por ciento de su mercado doméstico de productos lácteos, de aproximadamente 16 mil millones de dólares estadunidenses al año.
  • El gobierno canadiense está preparado para ofrecer una compensación a los productores lecheros perjudicados por el acuerdo.
  • 2.- Automóviles
  • Canadá y México acordaron un cupo de 2.6 millones de vehículos exportados a Estados Unidos en el caso de que Trump imponga aranceles de autos globales de un 25% por motivos de seguridad nacional.
  • La cuota permitiría un crecimiento significativo en las exportaciones de automóviles libres de aranceles desde Canadá por encima de los niveles actuales de producción, de alrededor de 2 millones de unidades.
  • Se requerirá que para el 75% delas partes de un vehículo, para poder ser exportado sin aranceles tiene que ser producido en uno de los tres países (en la actualidad se exige un 62,5%).
  • Este último cambio es una victoria para los sindicatos y los trabajadores, pero un dolor de cabeza para los proveedores mundiales de la industria automotriz.
  • En el nuevo acuerdo se garantizó que Estados Unidos entre el 40 y 45% del auto debe ser fabricado por trabajadores que ganen al menos 16 dólares por hora. Con esto se busca evitar la deslocalización de fábricas a zonas de bajo costo en México o Asia.
  • 3.- Revisión periódica
  • El acuerdo tendrá una duración de 16 años, pero será sometido a revisión cada seis.
  • Esto no acarreará la amenaza de expiración automática del tratado —como había propuesto originalmente Estados Unids-, y permitirá renovar el pacto por otros 16 años.
  • En el apartado de derechos laborales del nuevo acuerdo se incluye un anexo en el cual las partes se comprometen a adoptar normas y prácticas laborales conformes a lo establecido por la Organización Internacional del Trabajo, a hacerlas cumplir y a no derogarlas de su legislación.
  • También se acordó mantener los tipos de cambio determinados por el mercado, no incurrir en manipulación cambiaria y combatir la corrupción.

 Otros datos:

  • Será más difícil, o al menos más costoso, que los fabricantes de automóviles utilicen piezas de fuera de América del Norte, especialmente de China.
  • Los productores lecheros estadunidenses lograron un mejor acceso al mercado canadiense, que estaba altamente protegido.
  • El nuevo acuerdo podría resultar en algún beneficio político para él en las próximas elecciones del Congreso estadunidense (irónicamente mientras avanza el juicio político o el impeachment contra Trum).
  • Presuntamente Trump tiene otro objetivo más amplio: reducir el desequilibrio en el comercio internacional de Estados Unidos, con socios comerciales individuales y globalmente.
  • Estados Unidos importa más de lo que exporta y el presidente Trump quiere cambiar eso, pero juzgar si ha ganado en ese sentido necesitará más tiempo.
  • Sin embargo, muchos economistas creen que las balanzas comerciales no son principalmente el resultado de la política comercial, sino que reflejan decisiones de préstamos gubernamentales, inversión privada y ahorro, así como movimientos internacionales de capital.
This entry was posted in Economía, Homepage Feature, México. Bookmark the permalink.