Amenazados los sueños de unos 800 mil inmigrantes podrían esfumarse

De la redacción

La senadora demócrata por California, Kamala Harris se reúne con líderes de CHIRLA y otras organizaciones defensoras de DACA para discutir la defensa de este programa en la ciudad de Los Ángeles.

La senadora demócrata por California, Kamala Harris se reúne con líderes de CHIRLA y otras organizaciones defensoras de DACA para discutir la defensa de este programa en la ciudad de Los Ángeles.

Como todos recordarán el tema de expulsar a los inmigrantes indocumentados ha sido uno de los ejes de la “política” de Trump desde su campaña por la presidencia, que parece continuar o nunca haber acabado. Hoy toca el turno a los recipientes del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, DACA, que ha beneficiado a unos 800 mil inmigrantes ayudándolos a salir de las sombras y a cimentar su futuro, al otorgarles permiso de trabajo, un número de seguro social que les posibilita obtener una licencia de conducir, graduarse de la universidad y comprar casa, así como apoyar a sus familias. Pero los defensores de DACA no se han amilanado, y aunque el peligro de perder este programa es inminente la reacción de los ‘soñadores’ y sus aliados se ha intensificado, con algunos buenos resultados.

Más allá de sus discursos y amagos, hoy el presidente se ve presionado por un puñado de 10 fiscales estatales y por el fiscal general de la nación, Jeff Sessions, quienes instiga a Trump a derogar DACA con el falso argumento de que se trata de una “amnistía” que es “inconstitucional”, por lo que el presidente, dicen, no puede defenderlos y le han dado a la administración un ultimátum para acabar con el programa.

Aunque la Casa Blanca se ha negado a comentar sobre el destino de DACA, varios funcionarios y personas informadas sobre las discusiones dicen ahora que el presidente está a punto de terminar DACA, pero señalan que a menudo Trump cambia de opinión de manera impredecible y errática.

Hoy el programa Línea Abierta de Radio Bilingüe abordará más a fondo este tema, partiendo de la idea de que al acabarse el tiempo dado a esta administración, por dichos fiscales estatales comandados por el Procurador General de la nación, Jeff Sessions, este ultimátum para acabar con DACA cobra un tinte de mayor urgencia.

Y es que Jeff Sessions ha informado al presidente Trump que si no pone fin a DACA a más tardar el próximo 5 de septiembre, el Departamento de Justicia de la nación demandará a la administración Trump ante una corte federal.

Entre tanto, suben de tono los llamados a continuar el popular programa de acción diferida, y distinguidos soñadores intensifican y aumentan sus diálogos con líderes políticos en diversas ciudades. Como publicamos oportunamente ayer en este mismo espacio, un significativo resultado de esta contrapresión ha sido por el momento que el gobernador republicano de Illinois, Bruce Rauner firmó por fin ayer la anunciada Ley TRUST o Ley de la Confianza, que principalmente impedirá que las fuerzas policiales del estado realicen funciones de agentes federales de Inmigración.

Otro ejemple es que en Kentucky una joven beneficiaria de DACA y madre de dos niños ciudadanos fue finalmente puesta en libertad luego de una semana de detención y tras intensa presión pública contra los planes para deportarla, publica hoy The New York Times.

Además, un comunicado de la agrupación religiosa Fe en la Vida Pública (Faith in Publica), anuncia que esta mañana el obispo Mark Seitz de El Paso, Texas, y la presidenta de la Universidad Trinity Washington, Patricia McGuire llevarán a cabo una teleconferencia de prensa en la que piden públicamente a John Kelly, Jefe del Estado Mayor del Presidente Trump y prominente católico en esta administración, “que proteja DACA para garantizar el estatus que difiere la deportación de unos 800 mil inmigrantes que llegaron a Estados Unidos cuando niños”.

Por su parte la organización comunitaria, Se hace Camino Nueva York afirma que “Trump puede alinearse una vez más al odio de la supremacía blanca si pone fin a DACA. Las organizaciones defensoras de los derechos de los inmigrantes y sus aliados saldrán a las calles”, dice Se Hace Camino, para una marcha de masas. “Mostraremos que nuestras comunidades y aliados están unidos contra todos los ataques antinmigrantes”.

DACA fue iniciado por Obama en 2012. Y la tentación por terminar este programa se mezcla con el fuerte deseo del presidente Trump por acabar con todo legado del expresidente Obama. La terminación de DACA “resultaría en un trauma inconmensurable para cientos de miles de familias, sin mencionar la pérdida de poco más de 460 mil millones de dólares del Producto Interno Bruto, el PIB del país, durante los próximos 10 años, y la eliminación de unos 685 mil puestos de trabajo en esta economía”, sostiene Se Hace Camino Nueva York.

Hoy en la ciudad de Los Ángeles, la senadora demócrata por California, Kamala Harris se reunió con un grupo de prominentes líderes de organizaciones pro inmigrantes para escuchar historias personales de jóvenes beneficiados por DACA, en el Centro Laboral de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), dice el periódico losangelino, La Opinión. Agrega que ayer y durante toda la semana los ‘soñadores’ han venido realizando llamadas continuas a la Casa Blanca, abogando por la continuación del programa.

Además, “grupos de personas se apostaron sobre la autopista 101 en el centro de Los Ángeles para desplegar mantas con la frase: “Take your (little) hands off DACA” (Quita tus pequeñas manos de DACA), en un mensaje dirigido al presidente Donald Trump”, señala la fuente.

Se espera que las movilizaciones de los “Dacamentados” y sus aliados se intensifiquen a partir de ahora y hasta el vencimiento del ultimátum a Trump, a la espera de que el programa prevalezca. Estaremos informando■

This entry was posted in Educación, Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Más Noticieros

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo