Amaga Trump con militarizar la frontera sur, aunque no dice cuándo ni cómo

De la redacción

Soldado de la Guardia Nacional en ejercicio de apoyo a la Patrulla Fronteriza en la frontera sur. Foto: www.zerohedge.com.

Soldado de la Guardia Nacional en ejercicio de apoyo a la Patrulla Fronteriza en la frontera sur. Foto: www.zerohedge.com.

En una conferencia de prensa durante la visita de los presidentes de tres países bálticos, Trump introdujo de súbito el tema de la migración, y se quejó de que las leyes de inmigración en este país sean tan “laxas e ineficaces”, y de buenas a primeras anunció que militarizaría la frontera con México mientras se construye el muro entre los dos países para evitar una afluencia de migrantes centroamericanos.

La Casa Blanca emitió un comunicado este martes por la noche, dejando saber lo que el presidente Trump dijo en conferencia de prensa, que planeaba desplegar a la Guardia Nacional en la frontera sur para enfrentar lo que calificó como una creciente amenaza de “inmigrantes ilegales, drogas y crimen desde Centroamérica”, y advirtió una vez más sobre “los peligros inminentes de la inmigración sin control”.

De acuerdo con The New York Times, los asesores de Trump dijeron ayer lunes que “estaban preparando una nueva legislación para impedir el ingreso a Estados Unidos de inmigrantes y solicitantes de asilo, incluidos jóvenes no acompañados”, abriendo un nuevo frente en la guerra que ha desatado contra la inmigración, legal e ‘ilegal’, con lo que ha venido presionando desde que asumió el cargo.

Desde la prohibición al ingreso de extranjeros procedentes de países con mayoría musulmana con que inauguró su gestión, la finalización de DACA y del TPS, y más recientemente la introducción de la pregunta sobre ciudadanía en el censo 2020, y la ampliación del concepto de carga pública para reducir beneficios; antes, la purga del padrón electoral y otras tácticas de intimidación y supresión del voto, etcétera, etc.

Pero en comentarios que sorprendieron a algunos de sus principales asesores ayer martes, dice el Times, Trump “sugirió el enfoque más drástico de enviar militares para hacer lo que las autoridades de Inmigración no podrían hacer”.

Un militar de alto rango, hoy retirado y asesor de la cadena NBC dijo ayer a la televisora que “el presidente no sabe lo que dice”, que “desconoce las leyes y la historia de este país”, porque es ilegal el uso de militares para detener a los indocumentados que ingresan por la frontera, cuyo flujo por cierto ha disminuido en los últimos años. Según la Patrulla Fronteriza, “El año pasado, el número de inmigrantes indocumentados capturados en la frontera sur fue el más bajo desde 1971”.

El militar retirado dijo también que lo único que estaría permitido para los militares en caso de ver ingresar ilegalmente al país a un indocumentado sería llamar a las autoridades de inmigración, algo que cualquier persona pude hacer. Y agregó una pregunta crucial: ¿quién pagará por los multimillonarios gastos de transportación o traslado de los soldados desde sus bases a la frontera, y por el hospedaje y la alimentación de los militares, que más bien son necesarios para cuidar los diversos frentes de batalla que mantiene abiertos este país.

Aún así, Trump fustigó lo que se ha convertido en un aumento anual de los migrantes centroamericanos que hacen su camino a través de México hacia el norte, para defender su caso. Y las autoridades mexicanas reiteraron ayer que no se detendría a la migración centroamericana que cruza el país en caravana, y nuevamente que no pagarían por el muro.

De En México, los agentes de inmigración abandonaron sus puestos cuando mil 500 personas en una Caravana de Refugiados, principalmente de Honduras, cruzaron a México desde Guatemala el 25 de marzo, con la intención de solicitar asilo en Estados Unidos. Foto: www.spartareport.com

En México, los agentes de inmigración abandonaron sus puestos cuando mil 500 personas en una Caravana de Refugiados, principalmente de Honduras, cruzaron a México desde Guatemala el 25 de marzo, con la intención de solicitar asilo en Estados Unidos. Foto: www.spartareport.com

Todo indica que como Trump no ha cumplido con una de sus principales promesas a sus bases, racistas y reaccionarias, al parecer serán estas, o el contribuyente quienes tendrán que pagar por el Muro, ya que El Pentágono se resiste a hacerlo con su super presupuesto; y por eso, dicen expertos en el tema, al presidente se le ocurrió la idea de militarizar la frontera. Pero sus bases, advierten, cada vez se hallan más inconformes con el incumplimiento de dichas promesas de campaña, incluidos algunos comentaristas de la cadena televisiva Fox, y de otras plataformas propiedad de la corporación Sinclaire.

No obstante, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders decía ayer a los periodistas que Trump se había reunido con Jim Mattis, el secretario de defensa, y con miembros del equipo de seguridad nacional para discutir la estrategia y hacer frente a “la creciente afluencia de inmigrantes ilegales, drogas y pandilleros violentos de Centroamérica”, un problema sobre el cual, dijo, “el presidente había sido informado la semana pasada”. Aunque no dijo cuántas tropas serían enviadas o cuándo.

Según la fuente, se trata de presionar al Congreso para que cierre lo que Sanders llamó “lagunas” en las leyes de inmigración. También estuvieron presentes en la reunión Jeff Sessions, el fiscal general; Kirstjen Nielsen, la secretaria de seguridad nacional; el general Joseph F. Dunford Jr., presidente del Estado Mayor Conjunto; y John F. Kelly, el jefe de gabinete de la Casa Blanca.

Si bien la estrategia no es nueva, la ley generalmente prohíbe a los militares en servicio activo llevar a cabo funciones domésticas, como detener a personas en la frontera. Pues otros presidentes anteriormente han desplegado tropas de la Guardia Nacional para actuar en “roles de apoyo” en la frontera con México.

El presidente Barack Obama, por ejemplo, envió mil 200 soldados en 2010, y el presidente George W. Bush despachó 6 mil en 2006; mientras que los gobernadores de los estados fronterizos hicieron lo mismo cuando se enfrentaron con grandes entradas de inmigrantes provenientes del sur, dice el Times. Pero desplegar tropas en la frontera es una decisión que tienen que tomar los gobernadores de esos estados, dijo un experto a la cadena MSNBC.

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo