Niños con asma en salas de emergencia por el aire sucio y los desastres

Bridgette Rodríguez una niña de  San José, California es instruida sobre cómo usar su inhalador María, su madre, a la derecha. Foto Mercury News.

Bridgette Rodríguez una niña de San José, California es instruida sobre cómo usar su inhalador María, su madre, a la derecha. Foto Mercury News.

By Harriet Rowan

California Healthline

En algunos condados de California la tasa de niños que acudieron a salas de emergencia por crisis asmáticas duplicó la cifra estatal según nuevos datos. Un fenómeno que los expertos culpan en gran medida a la peligrosa contaminación del aire.

Si bien los niños en algunos de estos condados luchan contra la exposición constante y prolongada al aire nocivo, expertos también señalan los efectos de los desastres ambientales, como los incendios forestales y la propagación de polvo tóxico de un lago que se está secando.

Los niños de California sumaron 69 mil 375 visitas a las salas de emergencia por asma en 2016, según datos del Departamento de Salud Pública estatal. Eso se traduce en una tasa anual de alrededor de 75 visitas por cada 10 mil niños.

Los condados en el valle de San Joaquín, el corazón agrícola del estado, tienen algunas de las peores tasas de manera constante. El condado de Fresno encabezó la lista en 2016, con 143 visitas a emergencias por cada 10 mil niños. También tuvo la peor tasa en 2015.

Los condados de Merced y Madera, también en el valle, se ubicaron entre los cinco primeros los dos últimos años.

Los residentes del Valle de San Joaquín respiran parte del aire más sucio de la nación, y aproximadamente 1 de cada 4 niños tiene asma, lo que lo convierte en la región con la mayor proporción en el estado, según la California Health Interview Survey.

Debido a que la región está rodeada por tres lados por cadenas montañosas, los contaminantes quedan atrapados en el valle. Los incendios forestales, como las llamas que han ensuciado el aire del valle este verano, exacerban los síntomas del asma y por eso más niños terminan en salas de emergencia.

Es probable que los incendios forestales hayan contribuido a la alta tasa de emergencias infantiles por asma en el condado de Del Norte en 2016: 121 visitas por cada 10 mil niños, lo que representa un aumento de más del 40 por ciento respecto al año anterior. Del Norte, que se encuentra a lo largo de la frontera con Oregon, tuvo la quinta tasa más alta del estado en 2016.

David Esteves, quien es dueño de tierras en ese condado y ha sido bombero durante 38 años, confirmó que los incendios y la calidad del aire han empeorado progresivamente desde 2015. Dijo que el viento disemina el humo de las llamas en el norte de California y en el sur de Oregon, hacia ciudades costeras como Crescent City.

“Trabajas en los incendios y luego vuelves a casa para vivir en medio del humo”, dijo.

En la frontera sur del estado, el condado Imperial tuvo la tercera peor tasa estatal en 2015 y 2016. El área está luchando contra un desastre ambiental que empeora rápidamente a medida que Salton Sea desaparece, dejando tierra reseca con décadas de contaminación acumulada. El viento disemina el polvo tóxico en el aire y en los pulmones de los niños que viven en las cercanías.

“Y habrá más polvo”, dijo Jill Johnston, profesora asistente de medicina preventiva en la Universidad del Sur de California. Johnston teme que a medida que más tierra queda expuesta, “podría tener más efectos tóxicos y adversos en las personas que viven en el área”, explicó.

Salton Sea, que se está secando rápidamente, contiene metales pesados, como arsénico y selenio, y pesticidas remanentes de la agricultura y la industria. Los peces se están muriendo en masa; en un solo día en 1999, casi 8 millones de tilapias murieron por falta de oxígeno.

Un acuerdo de uso de agua implementado en enero de 2018 entre California y los estados vecinos acelerará la desaparición del lago, lo que generará más exposición al polvo tóxico, dijo Johnston.

Los residentes están tratando de abordar el problema, incluso tomando medidas en las escuelas. Las autoridades escolares izan banderas amarillas cuando los niños en riesgo deben permanecer en el interior, y banderas rojas cuando todos los niños deben tener el recreo adentro de la escuela, agregó Johnston.

This entry was posted in Homepage Feature, Salud. Bookmark the permalink.