Agrupación latina celebra 25 años de denunciar la segregación residencial

GreenliningLogo

Redlining es el nombre que se da a una práctica discriminatoria que hace décadas usaban los bancos al negar créditos hipotecarios en barriadas pobladas con gente de color. Estas zonas son parte de la historia de segregación del país. En California, una organización comunitaria modificó la palabra y la adaptó para darle nombre a su actividad opuesta a la segregación residencial: Greenlining. Esta palabra acaba de cumplir un cuarto de siglo de vida y lo celebró en Oakland, una ciudad que se recupera muy poco a poco de las políticas discriminatorias de agencias bancarias y bienes raíz. Fernando Andrés Torres estuvo presente en la ceremonia y nos entrega el siguiente reporte.


Se escucha consigna popular…

¿Who’s got the power?

Más de mil líderes comunitarios, alcaldes, concejales, miembros de fundaciones y organizaciones medioambientales celebran en el Centro de Convenciones de Oakland el primer cuarto de siglo de vida del Instituto Greenlining, una de las organizaciones multiétnicas sin fines de lucro, de liderazgo y defensa comunitaria más grandes del país.

 Aplausos…

Orson Aguilar

Orson Aguilar

Durante los talleres que allí se imparten, critican la persistente exclusión social y económica, el racismo ambiental y el uso de la tecnología como medio de opresión, entre otros temas.

“Nuestro gobierno, como hace unos cien años, hizo unos mapas y dibujó unas áreas en rojo”, dice Orson Aguilar.

Presidente de Greenlining, Aguilar señala que esa demarcación racista fue conocida como redlining, algo así como ‘zona roja de peligro’.

Esas áreas eran donde vivían afroamericanos, latinos, otro tipo de gente que no eran blancos; y avisaban a los bancos, a las compañías, que no invirtieran en esas áreas

Para luchar contra esa exclusión a mediados de la década de 1970 los fundadores del instituto Robert Gnaizda y John Gamboa decidieron que en vez de líneas rojas era mejor crear líneas verdes de inclusión. Por eso llevaron a funcionarios gubernamentales a recorrer los barrios pobres en Los Ángeles. Esas demarcaciones tuvieron tanta repercusión que la segregación y marginación económica alcanzó visibilidad nacional.

Entonces greenlining es, invertir en esas área, queremos terminar con el redlining“, afirma Aguilar.

Olga Talamante

Olga Talamante

Para lograrlo, el instituto puso énfasis en la preparación de los jóvenes. La Academia de Liderazgo fue creada para desechar la idea de la superioridad racial, dice Olga Talamante, una conocida activista y miembra de la mesa directiva del instituto:

Este país se creó destruyendo a las comunidades nativo-americanas, trayendo la esclavitud con el trabajo laboral de nuestras comunidades campesinas. Todavía quedan esas secuelas de ese racismo, de esa esclavitud, de esa mentalidad de que el blanco es superior

A esta celebración asistieron jóvenes políticos, como José Gurrola que a sus 24 años es uno de los alcaldes más jóvenes de California.

José Gurrola.

José Gurrola.

La gente está sufriendo por los aspectos negativos de las industrias, como la petrolera”, sostiene.

Gurrola representa el pueblo de Arvin, en el valle central de California, con más de 20 mil personas en su mayoría latinas; está rodeado de campos agrícolas, expuestos a pesticidas, y cerca de vertederos de desperdicios de las zonas metropolitanas. Según la Asociación Americana del Pulmón, es una de las zonas más contaminada del país.

Es algo mal intencionado, porque muchas veces las personas que son de bajos ingresos no participan en la política. Entonces la justicia medioambiental es resultado del racismo medioambiental”, dice Gurrola.

La participación política y el mejoramiento escolar son claves para el desarrollo económico, dice la legendaria líder Dolores Huerta, cofundadora de la Unión de Campesinos (UFW), quien fue muy reconocida durante el evento.

Se escuchan consigna…

¡Si se puede!

Dolores Huerta.

Dolores Huerta.

La gente es la que puede hacer el cambio, pero la gente tiene que comprender que tienen ese poder y que no tiene que esperar que alguien les invite… ¡que ellos tienen obligación para involucrarse!”, señala Dolores.

A un cuarto de siglo de la fundación de Greenlining, todavía son muy preocupantes los niveles de exclusión económica y pobreza en California, y son muchas las tareas pendientes, concluye el presidente de Greenlining, Olsen Aguilar:

Queremos asegurar que la gente tenga oportunidades de comprar su casa, que tenga oportunidad de un trabajo con un sueldo alto

Para la Edición Semanaria del Noticiero Latino desde Oakland, California, Foto y Guion de Fernando Andrés Torres.

Download
This entry was posted in Economía y Trabajo, Homepage Feature, Medio Ambiente. Bookmark the permalink.