Gobierno federal extiende fecha límite para reunir a familias separadas en la frontera

Familias inmigrantes repudian la aprehensión de los niños migrantes detenidos hasta en facilidades militares y separados de sus padres en la frontera.

Familias inmigrantes repudian la aprehensión de los niños migrantes detenidos hasta en facilidades militares y separados de sus padres en la frontera.

De la redacción

Nuevamente abogados de la administración Trump deciden unilateralmente que no se cumplirá con los mandatos de un juez federal, que impuso una fecha límite para reunir a todas las familias migrantes separadas en la frontera entre Estados Unidos y México. En su lugar, el presiente Trump “busca extender dicha fecha en casos en los que las autoridades luchan por unir a los niños con sus padres”, según registros judiciales presentados la noche del jueves, dados a conocer a la prensa. Ho lunes el juez decidirá si se otorga una extensión.

Como se recordará, el jueza del Tribunal de Distrito de Estados Unidos en San Diego, California, Dana Sabraw, la última semana de junio dio a la administración Trump de 14 a 30 días para devolver a sus padres los niños menores de 5 años detenidos en la frontera. El fallo de la corte derivó de una solicitud interpuesta por la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos (Aclu).

En una audiencia del jueves los funcionarios federales dijeron al juez que habían desplegado a “cientos de empleados del gobierno para encontrar a los padres de los niños”. Y añadieron haber abierto “un centro de comando generalmente reservado a desastres naturales”, para que reúna a padres e hijos.

Sin embargo, ahora los abogados federales han dicho que podrían cumplir ese plazo sólo para aproximadamente la mitad de los 101 niños de ese grupo de edad, reporta la publicación mySA, de San Antonio, Texas.

El esfuerzo masivo se complica, dicen los federales, por la dificultad para localizar a algunos padres y, en otros casos, “la incertidumbre sobre su identidad”. Algunos padres han sido deportados y otros han sido liberados en Estados Unidos, aparentemente “sin un sistema para monitorear el paradero de todos”.

Horas antes de una audiencia programada para el viernes, el gobierno federal solicitó extender la fecha límite impuesta por el juez Sabraw. Esto, “contradice abruptamente” los comentarios del Secretario de Salud y Servicios Humanos (HHS), Alex Aza, cuya agencia “se preocupa por los niños en los refugios”, y quien había dicho que “el gobierno federal cumplirá con los plazos”; aunque criticó el cronograma del juez como “extremo”, reporta el periódico The Boston Globe.

Las declaraciones el jueves por la mañana, de parte del titular de HHS, afirman sin embargo que “un ejército de trabajadores del gobierno ha sido enviado a revisar los archivos y a realizar pruebas de ADN para reunir a los padres con sus hijos”.

No obstante, otro alto funcionario federal que dirigió este esfuerzo, dijo ante un tribunal que “aunque los funcionarios trabajaban las noches y el fin de semana, es posible que no puedan unir rápidamente a algunas familias porque las pruebas no fueron concluyentes”, o que los padres fueron puestos en libertad y “aún no han sido encontrados”, señala la fuente.

El juez Sabraw, nombrado en 2003 por el presidente George W. Bush, había ordenado al gobierno federal entregar para el sábado una lista con los nombres de los niños a la Unión Estadunidense de Libertades Civiles, que presentó la demanda; y dijo que a partir de la entrega de dicha lista, “entonces podemos tener una conversación más inteligente”.

Sabraw afirmó el viernes en una audiencia judicial que si se cumple este primer requisito, “entonces el tribunal puede determinar si tiene sentido relajar los plazos en cuanto a la reunificación. Pero sería necesitaría más información”.

La audiencia del viernes “captó las frustraciones sobre la incapacidad del gobierno de Trump para manejar el número de padres separados de sus hijos en los últimos meses”, después de la implementación de la política de cero tolerancia del presidente Trump en la frontera.

También, “anticipó los problemas que los funcionarios podrían enfrentar mientras intentan, durante las próximas tres semanas, localizar a los padres de aproximadamente 3 mil niños de entre 5 y 18 años de edad. La fecha determinada por el juez Sabraw se cumple el 26 de julio, dice por su parte The Whashington Post.

Las familias fueron inicialmente detenidas juntas, y luego dispersadas y apresadas en cárceles ocultas y en agencias de Inmigración para buscar asilo o ser expulsadas después de haber sido acusadas de cruzar ilegalmente la frontera.

Trascendió que en la audiencia judicial del fin de semana, las agencias federales dijeron no estar preparadas para rastrear a los padres e hijos separados, lo que retrasó sus esfuerzos por reunirlos.

Con todo esto en consideración, la decisión de la corte federal de distrito, de si se otorga tal extensión o no, se espera para hoy lunes■

Notas relacionadas de último momento:

Trump is Set to Separate More than 200,000 U.S.-Born Children from Their Parents

Niño de 1 año comparece ante corte de inmigración

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.