Acusan de traición a sindicato de braceros de juegos mecánicos

Rubén Tapia
Colaborador
Los Angeles, CA

 

Acusan de Traición a Sindicato de Trabajadores Migrantes Temporales de Juegos Mecánicos.

 

La Asociación de Trabajadores de Entretenimiento Móvil (AMEW, por sus siglas en inglés) una organización sindical que firmó contratos con docenas de empresas que operan “Ferias de Juegos Mecánicos” y “Carnavales” en todo el país, no es un nuevo aliado de los trabajadores temporales migrantes – muchos de ellos mexicanos – sino un verdadera “Mascarada” de esta industria, para que los trabajadores no consigan mejores salarios y condiciones de trabajo. Así lo denunciaron varios grupos defensores laborales en un artículo del periódico New York Times, firmado por el reportero Barry Meier.

 

La AMEW, tiene lazos cercanos con dos empresarios: uno de Texas, James K. Judkins, presidente de “JKJ Workforce” y otro de México, Victor Apolinar Barrios, Alcalde de Tlapacoyan, ambos con largos años de proveer a esta industria de trabajadores temporales, señala Meier y presenta varios testimonios críticos.

 

“Es un fraude al sistema”, afirma Art Read abogado de “Friends of Farmworkers”, uno de los grupos que el año pasado presentó una queja contra AMEW ante la Mesa Nacional de Relaciones Laborales. (NLRB por sus siglas en inglés).

 

Por su parte varios trabajadores migratorios declararon en demandas separadas, que dichas compañías los obligan a trabajar largas jornadas, muy a menudo con poco pago extra o sin pago adicional, y si se quejan los amenazan con deportarlos como fue el caso de Enrique Velazquez-Alejo, quien laboró en Maryland y Virginia, durante una audiencia afirmó que ante una queja su supervisor le respondió; “Si no te gusta, recoge tus pertenencias y regrésate a México”.

 

Otros trabajadores aseguraron que los obligaban a vivir en un tráiler o casuchas sucias, algunas sin ventanas o tenían los vidrios rotos. Andreas Contreras Hernandez, quien trabajó en Pensilvania el 2013, al testificar en una Corte aseguró; “cuando llovía nos mojábamos” .

El abogado Read junto con la organización “Florida Legal Services” al interponer la queja, solicitaron al NLRB que declarara inválidos los contratos firmados mediante la cuestionada organización y además que ordenara a esas compañías, aumentar el sueldo de sus trabajadores.

 

El rotativo neoyorquino destacó que voceros de NLRB no quisieron comentar sobre el caso porque la investigación está en proceso. El empresario Judkins no les regresó las llamadas y su abogado León Segueira declinó comentar pero Barbara Judkins, hermana del cuestionado empresario, vía telefónica, les dijo que formaron el sindicato para mejorar las condiciones de los trabajadores y aseguró que el abogado Read al interponer la demanda, torpedeó ese esfuerzo; “detuvo un verdadero sindicato construido desde las bases” concluyó.

 

El artículo del NYT afirma que en abril, el Departamento del Trabajo propuso nuevas regulaciones para mejorar la protección a los trabajadores que ingresan a los Estados Unidos con visa temporal, incluidos los de la industria de ferias y carnavales, regulaciones que fueron obstaculizadas por dichos empresarios mediante una demanda. También detalló que el programa H2B es un programa de visas temporales que incluye a trabajadores de ferias y carnavales, forestales, jardineros y de la industria de mariscos. En muchos casos la ley federal requiere que los empresarios les paguen por hora el “salario prevaleciente”. Este salario lo calculan realizando encuestas en diferentes partes del país para establecer un salario estándar. Sin embargo las compañías de ferias y carnavales, llevan tiempo alegando que como ellos viajan por todo el país donde hay diferentes “salarios prevalecientes”, para llevar la contabilidad es menos gravoso pagarles a sus trabajadores semanalmente en lugar de hacerlo por hora. El promedio que pagan es de 350 dólares semanales.

 

El NYT contrastó dos opiniones: la de Robert Johnson, presidente del “Outdoor Amusement Business Association”, quién apoya el pago semanal porque según él, así los trabajadores tienen la certeza de cuánto dinero les pueden enviaran a sus familiares. Opina diferente Anita Sinha, abogada del “Immigrant Justice Center” de la American University, quién aseguró que las compañías pagan mensualmente para evitar pagar a sus trabajadores el salario que merecen ya que muy a menudo trabajan más de 40 horas por semana. Señaló además que otra estrategia para reducirles el pago es cobrarles por la vivienda, que como ya señalaron los trabajadores, es muy precaria.

 

Después el rotativo describe al reclutador de Texas, Mr. Judkins y sus lazos con sus socios mexicanos. No parece ser un sindicalista, fue artista de uno de estos carnavales, después llegó a supervisor. Durante un testimonio afirmó que su compañía (JKJ Workforce) ha reclutado trabajadores mediante el programa H2B y realizado otros servicios para docenas de compañías, carnavales y ferias.

 

Por muchos años ha trabajado muy cerca de Victor Apolinar Barrios, alcalde de Tlapacoyan, Veracruz. Lugar donde muchos de estos trabajadores son reclutados. Algunos han denunciado que para asegurar un empleo le tienen que pagar entre 350 a 500 dólares, dinero que muy a menudo tienen que pedir prestado con altos intereses. Estos pagos son ilegales en Estados Unidos.

 

La relación Judkins-Barrios no aparece en ningún documento público emitido por la AMEW pero de acuerdo con los grupos laborales críticos de esta organización, gente cercana a ellos, como Barbara Judkins y dos hermanos de Barrios sí aparecen vinculados. Además, señalan que el año pasado cuando Barrios tomó el poder, sus hermanos se apoderaron del negocio del reclutamiento. El Alcalde Barrios no contesto las llamadas telefónicas del reportero pero uno de los hermanos de Barrios le dijo que le llamara al Sr. Judkins.

 

El reportero del NYT, Barry Meier finalizó el artículo con los siguientes detalles que resumen el contenido de su investigación: el Abogado Art Read considera que probablemente los trabajadores que firmaron con el sindicato AMEW lo hicieron por miedo a que los pusieran en la “lista negra”. También destaca que los acuerdos que firmaron con los empresarios: pago por semana y derecho a cobrarles por la vivienda, muestra claramente que no representa los intereses de los trabajadores sino el de los empresarios.

 

El Departamento del Trabajo ya determinó que no es legal que los empresarios de ferias y carnavales les cobren a sus trabajadores por gastos de vivienda, pero no está claro aun cuando la NLRB dará su veredicto sobre la demanda en contra de AMEW.

 

Por su parte el empresario Johnson, dijo que fuentes oficiales le hicieron saber que algunas compañías que contrataron trabajadores mediante dicho sindicato, probablemente enfrentarán multas. Señaló además que un abogado afiliado a su organización manifestó algunas dudas, aun así varias empresas de ferias y carnavales decidieron firmar tratos con el cuestionado sindicato. “Pienso que ellos buscaban como evadir las regulaciones y esa fue una alternativa” concluyó.

This entry was posted in Homepage Feature. Bookmark the permalink.