Acercarse más a maestros y directores de escuela ayuda a combatir el racismo (última)

Una familia y un Alabama,

Una manifestación masiva en Birmingham, Alabama, tras una reunión comunitaria

En la primera parte de esta reseña de Línea Abierta en colaboración con Radio La Jefa, de Alabama, sobre las escuelas públicas de ese estado del sur que piden, ‘Enséñame tus Papeles’ a padres inmigrantes y a sus hijos al momento de inscribirlos, dijomos que esto que obligó incluso a muchos estudiantes latinos a quedarse fuera de la escuela. Señalamos también que esa es una práctica ilegal, porque viola la ley federal que garantizan el derecho de los estudiantes indocumentados -y de todo estudiante- a la educación. Esto advierten enérgicamente los especialistas en derechos civiles en Alabama, quienes investigaron a fondo cada uno de los 134 distritos escolares de ese estado y descubrieron que casi cien de sus distritos violan la ley federal en la materia. En esta segunda y última entrega continuamos analizando el tema con ayuda de dos especialistas y la opinión de los radioescuchas de Radio Bilingue, como parte de nuestra serie, Diploma en Mano, y de American Graduate, Let’s Make it Happen!, una iniciativa de los medios públicos para tratar la crisis de deserción escolar, con el apoyo de la Corporación para la Difusión Pública.

Escuche

 

 

 

Inocencio Chávez, Coordinador de Educación de la Coalición por los Intereses de los Latino en Alabama/Hispanic Interest Coalition of Alabama (HICA) en Birmingham, dijo a Línea Abierta que en el ejercicio de su trabajo casi todas las semanas se halla con situaciones parecidas a la de Marisol Aguilar, la madre de una estudiante a la que, en violación a la ley federal de educación le pedían el número de seguro social y su acta de nacimiento como requisito para matricularse: “Siempre tengo a alguien con el mismo problema, que no puede matricular a sus hijos, debido a la falta de documentación”, dice Chávez. “Y lo que he visto es que los maestros no tienen el entrenamiento apropiado para solucionar estos problemas. El sistema escolar no está haciendo su trabajo, no cumple con las reglas del gobierno federal”.

Inocencio Chávez agrega que el Centro Legal para la Pobreza del Sureste (The Southern Poverty Law Center) ya ha platicado con las escuelas y están demandando a unas 96 escuelas del distrito escolar de Alabama. “Y eso comprueba que no están cumpliendo con lo que deberían hacer”. El problema se agrava, dice este coordinador, porque los padres desconocen sus derechos. “No saben que no es necesario entregar un comprobante de documentación, un número de seguro social, y eso es lo que enfrentamos en este momento”.

Ante estas falla de las escuelas y la falta de información de los padres de familia, ¿cuáles son los esfuerzos que HICA está haciendo para combatir el problema ambos bandos, para evitar que niños indocumentados se queden sin escuela?, pregunta Chelis López, conductora habitual de Línea Abierta, el programa estelar de discusión y análisis de noticias de Radio Bilingüe.

Yo me encargo de impartir una clase aquí en HICA que se llama ‘Los Padres Comprometidos’, y lo que hacemos es enseñarle a los padres más a cerca de sus derechos; como abogados de la educación de sus hijos, y los entrenamos sobre lo que se debería hacer en caso de que quieran esta información, cómo hacer reuniones con los maestros…”. Estas actividades han informado bastante a los padres de familias y por primera vez les ha dado la oportunidad de reunirse con el director de las escuelas, Craig Witherspoon, con quien sostuvieron dicha reunión en la escuela elemental, Glen Iris en Birminham, porque quería escuchar a los padres de familia hispanohablantes del área. “Debido a esto el director está reclutando a más maestros que hablan español; yo voy a empezar a enseñar el próximo mes aquí en el sistema escolar, por lo que creo que sí están haciendo un esfuerzo para solucionar el problema”.

En cuanto al miedo que desató la entrada en vigor de la ley HB 56 entre los padres de familias inmigrantes en Alabama, Inocencio Chávez afirma que “ahorita en este momento se está disipando. Gracias a nuestros esfuerzos y a los de la comunidad, la gente se está informando más a cerca de sus derechos; ya saben cómo reconocer lo malo en una situación, y se ponen al tanto. La gente ya no se deja, como antes, y a mi me da mucha alegría ver cómo está mejorando la situación, gracias a toda la información disponible”. Y añade que es muy satisfactorio ver que los padres se involucren.

Leah Dobbs-Black, Supervisora del Programa de Inglés como Segunda Lengua para las escuelas del condado de Shelby, se incorpora a Línea desde Columbiana, en Alabama. Dice que todos los años al iniciare la temporada de inscripciones escolares se comunican con las personas encargadas de matricular al alumnado, en previsión a las violaciones legales que muchos planteles educativos de ese estado sureño comenten en contra de los estudiantes inmigrantes, particularmente de los indocumentados, que hemos relatado aquí. “Para estar seguros que ellos los entienden, y que sí hay requisitos para hacer la inscripción pero que siempre hay también excepciones a las reglas de inscripción y debemos poner atención”.

¿Como estar seguro de que tanto padres de familia como personal de las escuelas entienden bien los requisitos?, pregunta Chelis López.

Cada año anunciamos la información sobre la inscripción, e indicamos los papeles o las varias formas que necesitan traer con ellos”, los padres de familia, “y en varias partes indicamos que se pide, aunque no es requisito tenerlos, como la tarjeta del seguro social…”.

Dobbs-Black sostiene que la información que se consigna en los registros es esencial, especialmente para monitorar a los estudiantes que pasan a la preparatoria. “En nuestro condado siempre tenemos la comunicación escolar en inglés y español. Tenemos más de 60 idiomas en nuestro sistema escolar. No tenemos oportunidad de ofrecer información en el distrito escolar en todos los idiomas… pero nos aseguramos de tener todo en español”.

La experta dice que a ella nadie le ha informado sobre un caso de niños que se hayan quedado sin matrícula por carecer de estatus migratorio en el condado de Shelby.

Se abren los micrófonos, como es habitual

Juan habla de Woodland, California: “Esa ley que está en Alabama, ¿es a nivel federal, o es en todo el país, de que no tienen que pedir el seguro social? En mi caso, donde yo radico, tengo un problema constantemente con una señora; ella es como voluntaria pero trata a los niños de muy mala manera, les grita, y constantemente los está hostigando, en particular a mi niño… ¿hasta donde es permitido que estas personas estén hostigando a los niños de esta manera?”.

Se reporta que hay otros lugares, como Nueva Orleans, donde ha habido niños que se han quedado sin matrícula por su estatus migratorio, pero por ley en Estados Unidos está garantizado el derecho de todo niño a ir a la escuela sin importar sicho estatus migratorio, explica López.

Inocencio Chávez dice hallarse imposibilitado de comentar a cerca de los casos específicos de menores que han perdido la inscripción, “pero sí hemos oído de otras partes donde no matriculan a los estudiantes; un ejemplo puede ser como en la comunidad de Port Payne, en el norte de Alabama. Allí había un caso donde la escuela no quería matricular al estudiante y una entidad federal ayudó con esa situación”. Coincide con la especialista en que en Shelby por el momento no se ha oído de algún caso porque hay esfuerzos para informar sobre estos derechos tanto a maestros como a las familias, “pero lo triste es que esto no se encuentra en todos los lugares”.

El estudio del Centro Legal para la Pobreza del Sur habla sin embargo de cien distritos escolares que incurren en esta práctica discriminatoria, y Jay Singh, el abogado encargado de investigar a los distritos escolares de Alabma dijo fuera del aire al Director de Noticias de Radio Bilingüe, Samuel Orozco que esto de pedir documentos a los niños inmigrantes al inscribirse en la escuela es un problema viejo, pero que se agravó al pasar la ley HB 56. Que los documentos que se piden con mas frecuencia son el número del seguro social y el acta de nacimiento. Que no son pocos los distritos escolares que violan la ley federal que protege a los niños, incluidos los inmigrantes, y que al menos 70 distritos son los peores violadores. Y al preguntarle si esto es un caso de falta de información, de ignorancia o de prejuicio racial, el abogado Singh respondió: “Descubrimos que las formas de inscripción en español piden el número del seguro social y el acta de nacimiento. En cambio, no lo piden en las formas en inglés. Para esto no hay otra explicación que el racismo”.

La comprensión de las leyes, especialmente porque son leyes federales que emanan de decisiones de la corte y no del Congreso, son difícil de entender, dice Leah Dobbs-Black al referirse a las causas por las que existe un el elevado número de distritos escolares que violan la ley y dificultan el acceso de los menores inmigrantes a la educación pública. “Y al mismo tiempo que hay leyes federales hay leyes del estado, y a veces son contradictorias”. Por eso, añade la experta, es difícil balancear el entendimiento de estas leyes. “Porque por una parte sí hay requisitos, pero por otro hay leyes que dicen que se tiene que hacer una excepción lo que se entiende que es la regla del estado. Y se tiene que hacer algo, pero realmente hay leyes federales y decisiones de cortes que se tienen que hacer algo diferente. Y a veces las personas saben más de leyes locales que de leyes federales”.

Marco llama de Birminham: “Venía escuchando -Radio La Jefa- y se me hace grandioso que tengan este tipo de platica, porque como acabas de decir, sí es cierto, el problema número uno es no saber. Muchos padres no saben, no nos instruimos… Tengo dos niños a punto de entrar a la escuela. Ya tengo como 13 años aquí, y estoy legalmente. Todos mis amigos crecieron aquí, fueron a la high school aquí, y me platican cómo es diferente el sistema escolar aquí, ¿verdad? Y estaba platicando con mi esposa sobre qué bueno que tengan programas como este para que los padres se instruyan más y conozcan más sobre sus derechos, cómo nuestros hijos van a crecer. Porque si ya estamos aquí estamos pensando quedarnos aquí, pues que nuestros hijos tengan buen estudio y estén en el sistema… y en algún futuro estén todos bien”. Y a pesar de no haber tenido problemas en la matrícula de su hijos, dijo que “tan sólo por el hecho de saber que somos mexicanos, toman una actitud, no sé, hasta para sacar una licencia piden más documentos que a cualquier otra raza. Tan sólo por el hecho de tener piel morena piden más cosas, pues”.

En este momento interviene Marisol Aguilar, quién en la primera media hora del programa contó que a su hija la hostigaban en una escuela preparatoria de Birminham, exigiéndole constantemente el número de seguro social para matricularla, para aceptarla en la escuela. Se lo pedían en pedacitos de papel escritos a mano, y en inglés, cuando esta exigencia viola la ley federal y en el estado de Alabama es opcional o voluntario, sancionado incluso por el distrito escolar en ese estado sureño.

Yo pienso que uno debería empezar como por participar con el maestro, acercándose con ellos cuando van en la elemental, a trabajar uno con ellos. En la primaria, porque en la middle school ya no se puede tanto, pero tratar de aprovechar todo lo que ofrecen las escuelas. Como talleres, o cualquier cosa…, y así los maestros ven y el director o la directora se dan cuenta que en realidad a los padres sí nos interesa el futuro de nuestros hijos”. En su momento Marisol acudió en persona a hablar con la directora para exponer lo que estaban haciendo con su hija.

Juan llama de Ariton, Alabama: “Yo tengo dos hijos en la escuela, gracias a Dios ya uno está en la Universidad, entró hace un año, y la otra persona tiene 15 años, está en la high school, y también gracias a Dios está con lo de la Acción Diferida; pero también tuve el mismo problema. De que me mandaban seguido a pedir el seguro social, comprobante de domicilio, querían saber dónde trabaja su papá, el número del seguro social del papá… Y pues es difícil, o sea, ¿hasta dónde vamos a llegar? Porque mi hijo es buen estudiante, y ahora están diciendo, ‘no pues, para poderte ayudarte, o para que califiques -porque tiene buenas calificaciones- para algo, necesitamos el número de seguro de tu papá’. Yo desgraciadamente no tengo, yo batallo para trabajar y ahora con lo del problema de lo del seguro, que quieren que se los dé yo para que mi hijo pueda recibir lo que se merece, que son unas becas, pues no puedo. Y no sé que podría hacer respecto a eso. Y anteriormente siempre era lo mismo, siempre era lo mismo. Mandaban las notitas o algo, y acá si mandaban las notas con el sello de la escuela (la high school de Marina, Alabama)”.

María nos habla de Wapheton en el estado de Washington: “He estado oyendo todos los comentarios de los compañeros, y lo único que quiero decirles es que yo soy una activista de acá del valle, por muchos años abogando por las necesidades de la comunidad. Lo que quiero decirles es que se unan y que no se den por vencidos. Que luchen por sus derechos o que se unan; para que así unidos sea la fuerza más fuerte y sean más escuchados”.

Para despedirse, Inocencio Chávez aconseja a los radioescuchas: “Yo sugiero a los padres que se involucren en la escuela, de cualquier manera posible; que platiquen con los directores y maestros y que busquen más recursos”.

Marisol Aguilar: “Yo le digo a los jóvenes que si algo pasa en la escuela que luego, luego avisen a sus papás, al más cercano”.

Y Leah Dobbs-Black: “Solamente que si los padres tienen una duda o pregunta que se lo comuniquen a alguien allá en la escuela… yo sé que a veces es algo duro de hacer, especialmente sin no tienen a alguien en la escuela que hable español, pero los padres deben tener confianza y pedir apoyo y esos servicios en idiomas más que en el inglés”

This entry was posted in Edición Especial: Educación Pública, Educación, Homepage Feature. Bookmark the permalink.