Abrupto fin para una lucha legal contra la comunidad gay

Brewer 3Marco Vinicio González

Noticiero Latino, Nueva York

A pesar de las intensas presiones de sus correligionarios republicanos la gobernadora de Arizona, Jan Brewer puso abruptamente fin a la lucha por el proyecto de ley SB 1062, que habría otorgado a los propietarios de establecimientos de servicio al público el derecho a discriminar contra la comunidad gay. Casi todos los noticiarios de ayer por la noche recogieron la imagen resuelta de Brewer en una conferencia de prensa, donde vetó dicho proyecto. Esto puede hablar de un cambio relevante en la política de Arizona, con frecuencia epicentro y laboratorio para la experimentación de medidas legislativas reaccionarias en contra de las minorías. Y podría estar hablando también de posibles fisuras hacia el interior del Partido Republicano.

La SB 1062 hubiera permitido a las empresas y establecimientos de servicio al público no servir a personas gay con el argumento de una “reclamación sincera de sus creencias religiosas”. Esto podría equivaler por ejemplo a que un policía declinara asistir a un llamado de ayuda en una escena de violencia porque su religión le impide involucrarse en actos de violencia y por lo tanto se trataría de un atentado contra su libertad de religión, garantizada por la Constitución de Estados Unidos. Pero donde los partidarios del proyecto de marras argumentaban que éste protegería la “libertad religiosa”, los opositores veían una rampante discriminación que perjudicaría a la comunidad.

La propia Jan Brewer lo expresaba de esta manera:

“La ley del Senado 1062 no aborda un problema específico o presente relacionado con la libertad religiosa en Arizona. No he escuchado un sólo ejemplo en Arizona donde la libertad religiosa de los empresarios haya sido violada. El proyecto de ley está redactado en términos generales y podría resultar en consecuencias negativas no deseadas. Después de sopesar todos los argumentos, he vetado el proyecto del Senado SB 1062 hace momentos”.

Fue pues una victoria rápida y relevante para los derechos de los homosexuales, tras una semana de presiones que le llovieron por todos lados a la Gobernadora, aunque las más fuertes quizás provinieron del sector corporativo y de un grupo de legisladores demócratas que exhortaron a Brewer a desafiar el ala más recalcitrante de su propio partido.

Entre las corporaciones que expresaron su petición a la Gobernadora para que vetara dicho proyecto de ley, pueden destacarse Apple, Intel, Marriott Hotels, Starwood Hotels and Resorts, PetSmart, Yelp, Delta y American Airlines, entre otras. Además estuvieron en esta acción de presión la NFL y la Liga Mayor de Béisbol. La NFL había amenazado incluso con mover posiblemente la realización del Super Bowl XLIX, pactada para el próximo año en el estadio de la Universidad de Phoenix si Brewer no vetaba la medida. Todo esto instó a la Gobernadora a vetar dicha pieza legislativa para no tener que enfrentar los descalabros económicos que le propinó a Arizona la pasada firma de la ley antinmigrante, SB1070, según declaró la misma Brewer a la prensa. De acuerdo a diversos medios informativos, momentos después de que ella vetara dicho proyecto, una multitud que esperaban nerviosa la decisión, a las afueras de la Casa de Gobierno, cuando supo la noticia “estalló en vítores”.

Vale destacar que el senador republicano por Arizona, John McCain, quien por cierto no se ha distinguido por ser muy amigo de la comunidad gay, saludó la decisión de Brewer:

Espero que ahora podamos pasar de esta controversia y asegurarle al pueblo estadunidense que todo el mundo es bienvenido a vivir, trabajar y disfrutar de nuestro hermoso estado de Arizona”.

Lo relevante de este suceso es que podría poner en perspectiva la suerte a seguir en las legislaturas de diversos estados conservadores, para medidas pendientes o apunto de llegar a esas cámaras legislativas como la SB 1062 y otras relacionadas, por ejemplo con el derecho a la igualdad de matrimonio para los homosexuales. Los opositores a la derrotada propuesta de ley advierten que el lenguaje de estas medidas cobija a dichas legislaturas para negar una serie de necesidades básicas a la vida social, como la igualdad de remuneración, no sólo para los gay y las lesbianas, sino también para las mujeres y otros grupos.

El peligro estriba en el destino que puedan tener estas propuestas próximamente en estados conservadores ya no como Arizona ni Kansas, que la acaba de derrotar también, sino además Idaho, Georgia, Mississippi, Ohio, Oregon y Tennessee, según una gráfica de la cadena MSNBC.

Quizás valga tomar nota de cómo la unión de grupos diversos, de los sectores corporativo, sindicales -como en este caso la AFL-CIO-, políticos, etcétera, pueden ser una herramienta efectiva para frenar legislaciones dirigidas contra las minorías pero que resultan onerosas y ominosas para toda la sociedad y para el Estado.

This entry was posted in Homepage Feature, Inmigración. Bookmark the permalink.