A pesar de la destrucción que va dejando el incendio Dixie, muchos se resisten a evacuar

El incendio Dixie, se ha convertido en el segundo más grande en la historia de California. Hoy entra en su día número 25 y ha arrasado vastos territorios, viviendas o estructuras. Sin embargo, muchos habitantes de los poblados amenazados por el fuego persisten en sus hogares y se resisten a evacuar, complicando los esfuerzos por salvar de la destrucción pueblos y casas , así como vidas humanas.

La noche del domingo se registró la destrucción de 490 mil acres por las llamas del incendio Dixie, que comenzó a mediados de julio y al momento se ha convertido en el segundo más grande en la historia de California, contenido hasta el momento en apenas un 21 por ciento.

El incendio comenzó a mediados de julio, posiblemente por un árbol que cayó sobre una línea eléctrica propiedad de Pacific Gas and Electric. Ha afectado a cuatro condados y destruido más de 600 estructuras, incluida una gran franja de Greenville, una ciudad histórica de unas mil personas que quedó hecha cenizas, dejando además a un puñado de personas que todavía están desaparecidas, aunque no se han reportado muertes.

El gobernador Gavin Newsom recorrió Greenville el sábado y prometió ayudar a los residentes a reconstruir. “Nuestros corazones se duelen por esta ciudad”, dijo a la prensa. Y es que después de que Dixie se extendiera aproximadamente 17 mil acres durante la noche del sábado, a los condados de Butte y Plumas, el domingo por la mañana había afectado ya 463 mil 477 acres (724 millas cuadradas).

Con esto, Dixie superó al Complejo Mendocino, que quemó 459 mil 123 acres en 2018 en el condado de Mendocino y áreas circundantes. Vale recordar que en la lista de incendios más grandes California se encuentra el Complejo de agosto de 2020, que carbonizó un millón 32 mil 648 acres al sureste de Eureka, dice un rastreador de incendios forestales de The New York Times.

“Pero el incendio de Dixie no cuenta como el incendio individual más grande del estado, dijo el portavoz de la región norte de Cal Fire, capitán Robert Foxworthy a The Sacramento Bee. El Creek Fire de 2020 “sigue siendo el mayor incendio individual, con 379 mil 895 acres calcinadas”. Y es que al fusionarse Dixie con el Fly Fire a fines de julio, no se le considera un solo incendio individual.

Entre tanto, Dixie ha destruido 404 edificios, además de 185 estructuras menores y ha dañado 38 estructuras adicionales. Y hasta el domingo, 13 mil 871 más seguían amenazadas.

De acuerdo con el Bee, “una actualización matutina de Cal Fire Butte Unit dijo que después de un día de mejores condiciones climáticas, la actividad nocturna del incendio se vio agravada por un clima ligeramente más cálido y seco”.

Hasta el sábado, las autoridades habían dicho que el fuego había avanzado a alrededor de 14 mil acres sólo durante la noche. Y que a principios de esta semana, “el crecimiento del incendio fue significativamente más rápido, agregando 110 mil acres más solo el viernes.

Este fin de semana el gobernador de California, Gavin Newsom recorrió los escombros que dejó Dixie a su paso por Greenville, un poblado de pco mas de mil personas y que  desapareció por completo. El pobladoes conocido también como Gold Rush, en alusión a la fiebre por el oro que desató el hallazgo de este metal precioso en Greensville en el periodo de 1848 a 1855.

Con todo, a pesar de la destrucción que ha dejado Dixie en Grinsville y otros poblados pequeños y expuestos, como reportamos en este espacio informativo, muchos aún se niegan a abandonar sus propiedades exponiéndose francamente a la muerte.

En Taylorsville, por ejemplo, a 10 millas al sureste de Greenville, Susan Doran y su compañero, Pete Neer, han calculado los riesgos y se han comprometido a quedarse, reporta el Times. Ambos dijeron que no podían abandonar a sus animales. “No tengo miedo”, dijo Neer. “Estos incendios, nunca me van a atrapar”.

Pero este tipo de mentalidad no sólo está frustrando sino entorpeciendo las maniobras de rescate de los bomberos, que están trabajando horas extenuantes para tratar de sofocar el infierno y dicen que “quienes se quedan atrás” hacen que su trabajo sea aún más desafiante.

“Tenemos que entrar y salvar a esa gente”, dijo a la fuente el viernes Jeff Gillette, bombero y portavoz acerca del Dixie Fire. Por su parate, la Oficina del Sheriff del condado de Plumas dijo el domingo que el peligro persiste, y recordó a las personas que han sido evacuadas que “aunque comprensiblemente están ansiosas por regresar a sus hogares y propiedades, el incendio de Dixie sigue activo y el público debe permanecer fuera de sus hogares, de acuerdo con la orden de evacuación de ciertas zonas, hasta que se reduzcan a advertencias o se eliminen”.

Es difícil predecir cómo los sistemas climáticos afectarán los incendios, pues como hemos dicho aquí, la exposición al humo de los incendios aumenta el riesgo para la salud y peor aún en medio de la pandemia de Covid-19 y sus peligrosas variantes. Además, los fuertes vientos podrían empujar el fuego a otras áreas en los próximos días.

Mark Beveridge oficial de información pública de Cal Fire dijo que los bomberos habían visto un “comportamiento errático del fuego”. Y al comparar la magnitud de Dixie con la del Camp Fire de 2018, eclamó: “estos incendios son muy difíciles de controlar, son muy difíciles de contener y tienen múltiples factores detrás”■

Nota relacionada:

A Hotter Future Is Certain, Climate Panel Warns. But How Hot Is Up to Us

Some devastating impacts of global warming are now unavoidable, a major new scientific report finds. But there is still a short window to stop things from getting even worse.
This entry was posted in Homepage Feature, Medio Ambiente. Bookmark the permalink.

Encuéntranos en Facebook

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo