Dile a General Mills que no envenene más a tus hijos

Variedad de productos lanzados comercialmente a nivel global, de la compañía General Mills. Foto: Página Web de General Mills.

Variedad de productos lanzados comercialmente a nivel global, de la compañía General Mills. Foto: Página Web de General Mills.

De la redacción

 Populares productos alimenticios de General Mills, como las barras de granola, los Cheerios y Nature Valley rebasan los niveles de glifosato seguros la salud de los niños. Este es el principal ingrediente de Roundup, que los científicos consideran un asesino silencioso para la salud de los niños. No obstante, la poderosa Bayer-Monsanto, productora de Roundup negó os hallazgos del grupo de científicos, Environmental Working Group (EWG). Pero tanto los científicos como defensores de la salud invitan a exigir al gobierno que regule los productos de General Mills para eliminar todos los residuos de glifosato de sus alimentos.

Como hemos reportado repetidas veces en este espacio informativo, el glifosato ha estado en el centro de varios juicios de alto perfil, donde se alega que ese químico causa cáncer. Por ejemplo, tal vez recuerde que un jurado de California otorgó a una pareja 2 mil millones de dólares en daños punitivos después de concluir que la exposición sostenida al popular herbicida Roundup, de Monsanto, compuesto a base de glifosato, llevó a la pareja a contraer un diagnósticos de cáncer.

Sin embargo, la poderosa trasnacional alemana, Bayer que adquirió a Monsanto por una estratosférica suma, emitió un comunicado a CBS News diciendo que “los niveles de glifosato en esse informe están muy por debajo de los límites estrictos establecidos por la Agencia de Protección Ambiental, EPA, para proteger la salud humana”. Como se sabe, durante esta administración la EPA ha estado desmantelando políticas y reglas que brindan protección a la salud humana y del medio ambiente, establecidas por anteriores administraciones.

Con todo, el Roundup es el herbicida más utilizado en Estados Unidos. Unos 300 millones de libras de este peligroso producto son utilizadas anualmente en cultivos y céspedes en el país, de acuerdo con un estudio del Environmental Working Group (EWG), citados por la publicación CREDO.

Se ha documentado, dicen, “un vínculo entre el aumento en el uso de glifosato (el ingrediente activo de Roundup) y un aumento correspondiente en enfermedades”, que incluyen celíaca, autismo, Alzheimer, diabetes, obesidad, cáncer de páncreas y de tiroides, linfoma no Hodgkin y Parkinson”, dice EWG.

“En este momento miles, y quizás millones de niños están ingiriendo silenciosamente niveles dañinos del herbicida Roundup, tóxico causante de cáncer, producido por Bayer-Monsanto, oculto detrás de la marca familiar -General Mills-, y no se está haciendo nada para detenerlo”, dice la fuente.

Si bien General Mills niega que sus alimentos no sean seguros para los niños, millones de niños continúan comiendo estos populares productos. “Debemos responsabilizar a General Mills y exigirle que elimine todo el glifosato de sus alimentos inmediatamente”, dijo el panel de científicos, EWG.

En 2015, afirma la fuente, la Agencia Internacional de Investigación de la Organización Mundial de la Salud para el Cáncer clasificó al glifosato como “probablemente carcinogénico”. Pero un estudio reciente de la Universidad de Washington concluyó que la exposición al glifosato aumenta el riesgo de cáncer en un 41 por ciento.

En tanto, Roundup se usa principalmente en los llamados cultivos genéticamente modificados (“Roundup-ready”), como el maíz y la soya. Pero “el glifosato también se rocía regularmente como agente de secado sobre la avena, lo que permite a los agricultores puedan cosechar el cultivo más temprano”.

En su análisis, EWG descubrió que “seis variedades de Cheerios y 14 productos de Nature Valley contenían residuos de glifosato, y algunos alimentos contienen mucho más”.

Además, EWG considera que “los niveles de glifosato en alimentos de más de 160 partes por billón son inseguros para los niños”. Y sin embargo el estudio encontró que estos residuos son de cuatro a cinco veces por encima del nivel permisible, en algunos cereales y bocadillos de General Mills que analizaron.

Permanecer como las avestruces

A medida que innumerables niños continúan consumiendo dichos bocadillos de Cheerios y Nature Valley contaminados con Roundup, “General Mills continúa metiendo la cabeza en la arena y negando que su comida sea insegura”.

Además, el poderoso consorcio que produce Roundup, Bayer AG-Monsanto, ha estado en el centro de varios juicios de alto perfil que alegan que el químico causa cáncer. Como se recordará, a medidados de mayo de este mismo año un jurado de California otorgó a un par de personas 2 mil millones de dólares en daños punitivos tras concluir que “la exposición sostenida al popular herbicida Roundup de Monsanto llevó a los diagnósticos de cáncer”.

De ahí que CREDO está exhortando a los estadunidenses a exigir que General Mills elimine todos los residuos de glifosato de sus alimentos. Que retire el Roundup tóxico de Monsanto de la comida de los niños que vende General Mills ■

This entry was posted in Homepage Feature, Salud. Bookmark the permalink.