Pasa el senado de madrugada plan de recorte de impuestos

De la redacción

Senador Mitch McConnell se muestra reconfortado después de una votación en el Senado. Foto: www.lemonwire.com

Senador Mitch McConnell se muestra reconfortado después de una votación en el Senado. Foto: www.lemonwire.com

Los republicanos del Senado consumaron esta madrugada lo que se temía: aprobaron los cambios más radicales al código tributario de Estados Unidos en tres décadas. Con una votación partidista dieron un paso significativo que acerca a Donald Trump al logro de la primera gran victoria legislativa de su presidencia.

Los senadores republicanos se impusieron con 51 de los 52 votos con que contaban, contra 49 de sus opositores demócratas, más un republicano, tras “una reescritura frenética de la legislación”, dice el Semanario inglés, The Guardian.

Para sorpresa de muchos, el senador Bob Corker fue el único republicano que votó en su contra, aduciendo que dicho proyecto otorgaría enormes beneficios a las corporaciones y a los estadunidenses más ricos. Aunque la bolsa de valores ha registrado enormes ganancias últimamente y más bien son los trabajadores y la clase media quienes se han visto atosigados con el alto costo de la vida y los bajos salarios en una economía que no termina de reponerse para la clase trabajadora.

Es claro que los republicanos que votaron por dicho proyecto, autollamados, ‘Halcones del Déficit’, terminaron siendo esta madrugada ni siquiera unos pollos del déficit o de la deuda externa. Según el sitio virtual de análisis, datosmacro.com, hasta el año pasado el déficit de EEUU alcanzaba el 4.41 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

“Un porcentaje que le sitúa en el puesto 127 entre 189 países… que ha empeorado su situación en el ranking respecto a 2015, cuando ocupaba el puesto 113 con un déficit del 3.53% del PIB”. De acuerdo con la revista Forbes “El déficit presupuestal de Estados Unidos se amplió 666 mil millones de dólares en el año fiscal 2017, y Wikipedia afirma que “en noviembre de 2016 el déficit de EEUU era de 14.3 millones de millones de dólares (trillones en EEUU), o el 76% del PIB medido en los últimos 12 meses”.

Según analistas económicos que han desfilado profusamente por los noticiarios en las últimas 100 horas la cifra que parece haber alcanzado algún consenso sobre la cantidad que este proyecto de recortes de impuestos aumentará al déficit fiscal de Estados Unidos es de alrededor de 1 trillón de dólares. Y el Centro e Política Fiscal estima que el aumento al déficit será de 1.2 trillones de dólares.

Además, se sabe que una cantidad similar será canalizada en recortes de impuestos a los más ricos y a las corporaciones, pero la clase media y trabajadora verá adelgazar aún más sus finanzas personales con la desaparición de una serie de deducciones en sus declaraciones de impuestos anuales. Y se dice que serán los que ganan menos dinero en este país quienes pagarán los impuestos más altos, más aún que los que pagarán los más ricos.

Además, y a reserva de se vayan conociendo los detalles del plan impositivo de los republicanos, se sabe ya que de entrada unos 13 millones de actuales derechohabientes perderán su seguro de salud, y las primas de los seguros aumentarán un 10%. Y como todo plan económico para el gasto público tiene un costo y este dinero tiene que salir de algún lado, se sospecha que si el alza de impuestos al contribuyente no alcanza para pagar por este trillón de dólares que los republicanos aumentan al déficit, programas como Medicaid, Medicare y hasta el Seguro Social podrían aportar este dinero de su financiamiento. De hecho sin declararlo, el gobierno federal lo está haciendo ya con el seguro médico de los niños llamado CHIP, que no ha recibido desde principios de año su presupuesto.

Por otro lado los expertos en el tema criticaron la noción de los republicanos que apoyan este descarado despojo de los bienes patrimoniales suponen que a mayor riqueza de las corporaciones esto se traducirá en mayor inversión y por consiguiente en más empleos. No hay ningún indicativo en la historia de este registro, dicen expertos, que demuestre esto. Ninguna experiencia. ¡Cero!

También dicen algunos que la prisa frenética de los republicanos para pasar en lo oscurito durante la madrugada cuando todos dormían su proyecto tributario fue porque a la luz del día y con el paso de las horas se va a ir conociendo más su contenido. O que se acaba el año y los republicanos van a quedar expuestos ante su electorado en las elecciones de 2018 que ya se halla a la vuelta de la esquina, de forma similar a esa referencia literaria del rey que va desnudo sin darse cuenta. Y otros más afirman que tenía que consumarse este asalto antes de las elecciones de Virginia, que ocurrirán en los próximos 10 días, cuyo candidato es nada menos que Roy Moore; y que de no demostrar que han logrado alguna victoria legislativa, ¡y esta es enorme!, carecerán de la confianza de sus electores.

Como es sabido, la Cámara de Representantes aprobó ya su propia versión de esta ley de “reforma” tributaria el mes pasado, y ahora, tras el trámite de la reconciliación se pasará esta factura final a Trump para que la promulgue en ley con su firma. El propio Trump ha dicho que no la vetaría, convirtiéndose así en el primer presidente en la historia de Estados Unidos en declarar que no vetaría alguna de sus propias propuestas legislativas

This entry was posted in Economía y Trabajo, Homepage Feature, Política y Elecciones. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Encuéntranos en Facebook

Más Noticieros

Síguenos en Twitter

Suscríbete

Suscríbete a nuestra lista de correo